El Cádiz CF no pasa por su mejor momento de la temporada.
El Cádiz CF no pasa por su mejor momento de la temporada.
CÁDIZ CF

La pizarra del Albacete-Cádiz CF

El equipo cadista afronta la recta final de la competición sacándole partido a cada punto y con sus perseguidores acechándole
Por  14:32 h.

La pizarra del Albacete-Cádiz CF: ‘Un final largo y sinuoso’

Punto a punto, despacito y con buena nota pero… ¿será suficiente para llegar al ‘play off’? A falta de cuatro jornadas para el final de la temporada regular tiene el Cádiz CF en su mano la posibilidad de optar al ascenso por la vía de eliminatorias, aunque el margen de error es cada vez menor.

Cerca de dos meses y siete jornadas acumula el equipo de Álvaro Cervera sin ganar desde que lograra en León su última victoria. Pese a todo, el equipo gaditano resiste en la zona de ‘play off’ a base de empates. De hecho, seis igualadas en sus siete últimas citas han permitido que así sea. Una tónica similar a la seguida el curso precedente cuando cosechó ocho empates en nueve partidos a idénticas alturas del ejercicio y al final fue quinto. ¿Se repetirá la historia?

1. La importancia de saber lidiar con la presión

“Cuanto más nos obliguemos a ganar, peores seremos”, señaló Álvaro Cervera al término de la cita del pasado domingo después del empate ante el Albacete en el Estadio Carlos Belmonte (1-1). La frase fue directa, clara y sin tapujos. Ahora bien, saber lidiar con la presión es necesario para dar un salto tan importante. Y eso ya supo hacerlo el Cádiz CF al subir a Segunda.

Nadie duda que el Cádiz CF ha cumplido sus objetivos con creces desde que Álvaro Cervera llegara a su banquillo hace ahora cien encuentros oficiales. Primero subiendo a Segunda y, posteriormente, certificando con tiempo la permanencia en la categoría de plata y navegando por la zona alta durante estas dos temporadas. Sin lugar a dudas, el objetivo inicial (la salvación) ya se logró, aunque no es menos cierto cierto que no disputar el próximo ‘play off’ sería una decepción, que no fracaso. Eso es algo que han repetido los jugadores del Cádiz CF desde que se certificara la permanencia. Y razón llevan pues después de toda la temporada en la zona de privilegio, salir de ella dejará un regusto amargo cuando ya se paladeaba. Subir o no ya sería otra cuestión. Por cierto, bastante complicada.

Equipos como Oviedo, Valladolid, Osasuna y puede que Granada aprietan, pero eso es algo normal en una categoría tan competitiva. Para evitar que ellos te ganen la partida es necesario saber jugar con la presión.

2. Con las alas cortadas

Es evidente que las grandes virtudes de este Cádiz CF están en su trabajo defensivo (por algo es el equipo menos goleado de LaLiga 123) y en la explosividad de sus alas. El primer factor es el que mantiene al equipo gaditano en la sexta plaza, pues los problemas anotadores se solventan con el compromiso defensivo de una escuadra bien trabajada en esa faceta. Sin embargo, el segundo punto ha bajado enteros.

Por una u otra razón, Salvi y Álvaro García no están al nivel del final de la primera vuelta del campeonato y eso tiene que notarlo el Cádiz CF. Es lógico.

Los minutos pesan en las piernas de dos jugadores que basan su potencial con su ritmo vertiginoso por las bandas, los adversarios tienen estudiadas las virtudes del Cádiz CF y las lesiones también pasan factura. Sin ir más lejos, el sanluqueño y el utrerano tuvieron que abandonar el césped antes de tiempo en Albacete. Uno antes de la media hora y el otro al inicio de la segunda parte.

“Salvi parece que tiene un tirón y Alvarito sólo estaba cargado. Parece que no es grave en ningún caso”, argumentaba Álvaro Cervera a la finalización del encuentro.

A fin de cuentas, y aunque no estén en su mejor momento, ambos son necesarios para recibir al Zaragoza en el Ramón de Carranza en una cita que puede ser clave. Tienen una semana para recuperarse. El tiempo esta vez juega a favor de ambos.

3. El gol se paga a precio de oro

Al Cádiz CF le cuesta Dios y ayuda materializar sus ocasiones. No es que sean muchas en todos los partidos, pero las que son no entran y eso pasa factura.

37 goles marcados en 38 partidos dejan claro que el equipo gaditano tiene un problema bastante serio con su faceta anotadora. Sin ir más lejos, ningún jugador de su plantilla supera la barrera de los diez goles a estas alturas de la competición y ese factor puede ser decisivo en una escuadra que aspira a lo máximo.

A punto de terminar la temporada, Cervera sigue sin encontrar al delantero que las enchufe. Barral ha tenido sus idas y venidas, Carrillo lucha como el que más pero hace casi una vuelta que no marca y Dani Romera, lesionado en muchas fases del ejercicio, tampoco está fino de cara a puerta (en Albacete se pudo comprobar). Por si fuera poco, Jona ha pasado con más pena que gloria desde que llegara en enero para afrontar su segunda etapa en el Cádiz CF.

Al final, el Cádiz CF no ha encontrado a ese Ortuño que tuvo durante la primera parte de la pasada temporada. Sí, durante la primera parte, porque luego Ortuño no fue el del inicio. El gol se paga a precio de oro.

Esa falta de gol es de las razones por las que el Cádiz CF dejó de luchar con Huesca, Rayo Vallecano y Sporting por el ascenso directo. Para seguir optando al ‘play off’ es necesario que salga a relucir ese potencial.