El equipo amarillo es una piña.
El equipo amarillo es una piña.

CÁDIZ CF

Siete victorias, siete cambios en el Cádiz CF

El equipo amarillo ha dado 14 pasos hacia arriba, remontado en Copa, disipado dudas... la metamorfosis amarilla

Por  20:30 h.

Este Cádiz CF ya no es el mismo. El fútbol cambia en cuestión de segundos. Un rechace inoportuno, un despiste, un contragolpe, una lesión puede voltear la situación. Así que es lógica esa metamorfosis experimentada por el equipo amarillo con estas siete victorias consecutivas. Siete triunfos y siete cambios en todos los aspectos: en la pura estadística, en el estado de ánimo, en la percepción de aficionados y los propios responsables, en el diseño de los planes futuros…

El conjunto timorato que despertó una pequeña oleada de críticas ahora representa la esperanza de muchos cadistas de regresar a la élite. Estos son los siete cambios que han marcado al nuevo Cádiz CF y las razones de la transformación.

1.- Del decimosexto al segundo puesto

Las cifras ilustran esa enorme diferencia entre el Cádiz CF de la decimosegunda jornada y el actual. El equipo ha cambiado el 16 por el 2, siendo ahora el segundo de Segunda y en posiciones de ascenso directo a la élite. En ese momento, finales de octubre, se encontraba a dos puntos del descenso y a nueve del líder, que en estos momentos está solo a uno. 14 escalones subidos. Le ha ‘metido’ 16 puntos a Sporting de Gijón y Osasuna, dos recién descendidos de Primera.

De ahí que sea el mejor visitante, el menos goleado, y rubrique unas estadísticas espectaculares que completan a la de los siete partidos imbatidos. Números y más números que confirman el cambio.

2.- La mejora clave en el aspecto físico

El Cádiz tiene un problema de fondo. De esta manera se hacía eco Canal Amarillo del momento físico de los jugadores. Cervera aprieta mucho en verano y esa carga se nota en las primeras jornadas, pero luego el resultado es más que positivo. El hundimiento ante Cultura, Sevilla o Rayo no se ha vuelto a ver. El viernes, al terminar el choque con el Barça B, uno de los futbolistas comentaba: “si hiciera falta jugar 20 minutos más, seguiríamos corriendo igual”.

Están a tope. Salvi, Alvarito, Romera, Carrillo, Álex y compañía se encuentran en un excelente momento de forma, y el Cádiz CF en su conjunto está superando en este aspecto a sus adversarios.

3.- Los delanteros se ganan el pan

Este plantel ha mostrado una solidez enorme desde el inicio. Por muchas críticas que llegaran, nunca se atizaba a la seguridad defensiva. Existía un claro problema de falta de gol (fue el equipo menos goleador) y se señaló directamente a los delanteros, a quienes pusieron en la diana. Barral frenó su racha ante la portería contraria y además protagonizó el capítulo del ‘café de Oviedo’; mientras, Carrillo y Romera ni olían el tanto ni siquiera se acercaban al arco enemigo.

Ahora los tres están tremendamente enchufados, y hasta Cervera ha podido rotarlos colocando como titular a cada uno en los últimos tres choques. Entre las dos competiciones suman 15 goles: Barral (7), Carrillo (4) y Romera (4). En el caso del murciano y el almeriense, llegaron este verano y en cuanto se han adaptado a la filosofía del míster han elevado su rendimiento teniendo además mucha participación en el juego tanto ofensivo como defensivo.

4.- El mercado invernal, una oportunidad más que una necesidad

El mércado de enero es el mejor termómetro para medir las sensaciones de un equipo a estas alturas de temporada, en el ecuador de la competición. Hace dos meses se hablaba de la necesidad de contratar a uno o dos delanteros y un extremo para ser relevo de Alvarito y Salvi, varios escalones por encima de sus competidores. A 15 días de su apertura, las voces se decantan por no quebrar el grupo, pues ahí es donde está la fortaleza.

Pina y Cordero, como siempre, manejan muchas opciones, aunque la clave estará en la posible salida de Brian Oliván (habría que fichar un lateral zurdo) y la gravedad de las lesiones de José Mari y Sankaré.

5.- En coma en la Copa… y ahora muy vivo

Antes de enganchar esta racha, el Cádiz CF recibía en Carranza al Real Betis Balompié en el duelo de ida de dieciseisavos de Copa del Rey. La escuadra verdiblanca vencía con autoridad (1-2) ante un equipo local en un mal momento. Un mes después, los papeles se intercambiaban. Los amarillos reventaban el Benito Villamarín (3-5) y de estar en coma resucitaban para multiplicar el estado de ánimo del grupo.

Esas victorias significan mucho y dan alas a un conjunto que está convencido de dar la sorpresa otra vez en Sevilla. Esta vez ante los de Nervión. Que no se descuiden.

6.- La banda vuelve a unirse

Todo empezó a torcerse en Oviedo. La falta de Barral en el paseo matutino y el castigo público de Cervera fracturaron en parte al vestuario cadista, que siempre ha gozado de una excelente salud desde el ascenso a Segunda. Los veteranos, los capitanes, Cifuentes y Servando como voces autorizados, volvieron a unir a ‘la banda’, que cada semana ilustra la unión con la fotografía de todos tras la victoria.

No falta nadie. Bueno, en realidad sí. Álvaro Cervera. Pero por un buen motivo: en la primera imagen no pudo ponerse y por superstición no posa junto a sus pupilos. Al margen de estas iniciativas, que se pueden forzar, los gestos en el campo y los comentarios fuera de él demuestran que el Cádiz CF cuenta con un gran grupo humano.

7.- De los pitos a la ovación final

Han sido pocos, y no continuados, pero ha habido silbidos en Carranza. Incluso hace poco se escucharon con destino a Rubén Cruz. El empate ante la Cultural Leonesa o la mala imagen dada en Lorca, Huesca y Sevilla desesperaron a los más críticos y se escucharon quejas en las ondas. Aunque muy lejos de darle la razón a Cervera en su teoría de que no tiene crédito.

El Estadio vuelve a ser un clamor, el mejor aliado del equipo. Y se mantiene como tradición esa unión después del encuentro, cuando los futbolistas celebran los triunfos junto a su hinchada. Buen síntoma.