Javier Carpio es uno de los máximos exponentes de la defensa del Cádiz CF.
Javier Carpio es uno de los máximos exponentes de la defensa del Cádiz CF.

Cádiz CF

El secreto de este Cádiz CF está en la base

Cifuentes, Carpio, Servando, Marcos Mauro y Brian son el sostén de un equipo invencible

Por  21:10 h.

Sin querer ser pretencioso, más de un aficionado puede estar afirmando con tranquilidad, tras analizar este arranque liguero, que este Cádiz CF 2017/18 no va a descender en la vida. Jamás de los ‘jamases’. Es imposible si se han visto estos primeros partidos de la temporada y si se compara con el potencial de los rivales que se han medido al equipo amarillo. El argumento es bien sencillo: El once de Cervera tiene buena parte del trabajo hecho a diferencia de otros equipos que están en lógica construcción. Que un entrenador sea tan metódico, tan escrupuloso con el sistema y tan testarudo con la filosofía de equipo tiene sus ventajas.

La base, ese ‘adn’ de lucha y pundonor que tanto y tanto se repite con aquello de ‘el esfuerzo no se negocia’, el orden y la presión son innatos a este Cádiz CF. Los movimientos se han interiorizados tanto en la globalidad del equipo que parecen responder a un bucle ordenado desde la banda. Todo se trabaja. Todo está controlado, automatizado, y nada se sale del guion cuando de defender se trata. Por eso, porque el equipo apenas concede errores al rival y se muestra como una máquina en cada avance o retroceso, está siendo invencible ante rivales que no pueden estar a la altura dado que esto acaba de empezar. Pero la sensación es que acaba de empezar para todos menos para el Cádiz CF, que ha ligado la dinámica positiva con la que acabó el curso pasado sin apenas percatarse de que han cambiado el calendario y hasta los jugadores de unos y otros equipos.

Pero para que todo esto esté saliendo a pedir de boca hay un secreto. Y este se encuentra en la base de un equipo que se mueve al compás de los zagueros, que son los encargados de ser los primeros en empujar desde abajo para ganar o perder metros según las circunstancias. Son fieles guardianes del estilo ‘cerveriano’ y están liderados por un portero que ya ha salvado al equipo de varios goles cantados. Tal y como hizo la temporada pasada. Porque si hoy Cifuentes es el portero con menos goles encajados de la categoría lo es gracias a un equipo donde el compromiso con el estilo es sagrado.

Hay un hombre determinante en todo esto. Responde al nombre de Servando y su ‘idilio’ con el entrenador es casi que desde el primer momento en que Cervera tomó posesión de su cargo. Porque el técnico del Cádiz CF, como todos, quiere tener en el campo a jugadores con los que se sabe respaldado en el terreno de juego. Hay que remontarse al primer partido de ‘play off’ de ascenso a Segunda para percatarse de la confianza que siempre depositó en el defensa isleño, al que desde que llegó al banquillo lo quería jugando junto a otros fieles escuderos como Migue González y Aridane. A los tres los quería en el campo y para ello se inventó el puesto de lateral zurdo para Servando mandando a la grada a Andrés Sánchez para sorpresa de todos.

Fiel escudero del sistema

Desde entonces a ahora, Servando no ha sido titular, pero siempre ha acudido a la llamada de su entrenador cada vez que lo ha necesitado. Como en la actualidad. Y eso que a final de verano se especuló con su posible salida al haber ‘overbooking’ de centrales, pero el trabajo y los galones de Servando están fuera de toda duda. Y como en el fútbol todo puede dar un vuelco en un breve periodo de tiempo, el isleño ha pasado de la noche de la mañana de ser el quinto central a ser indiscutible en los planes de su entrenador. Porque el ‘4’ amarillo es el auténtico jefe de una defensa que solo ha encajado un gol en lo que va de temporada y fue en los minutos de la basura de un partido, el de Córdoba, que ya estaba prácticamente sentenciado para los gaditanos.

Servando ha formado una perfecta dupla en el eje de la zaga con el argentino Marcos Mauro, que ha ido de menos a más en su adaptación al rigor defensivo del equipo. Con la baja por lesión de Sankaré, la internacionalidad venezolana de Mikel Villanueva o la contundencia de Kecojevic, hoy por hoy el ex del Villarreal B y el isleño tienen asegurada la titularidad, como mínimo, hasta la primera crisis de resultados si no ha ley lesión de por medio.

Y si las cosas están claras en el centro de la defensa, más lo están en los laterales, donde Carpio y Brian Oliván han renovado la confianza de su entrenador. El salmantino sigue sin tener rival para Cervera, que tan solo alineó en Copa a Rober Correa. Algo más de competencia parece tener el lateral zurdo barcelonés, que sin ir más lejos no jugó en el partido inaugural de Liga siendo Lucas Bijkter el titular. Aunque el holandés de origen brasileño ha demostrado tener un potencial interesante tanto en Liga como en Copa, de momento sigue siendo Brian el que manda sobre el carril zurdo de una defensa donde descansa el éxito de un equipo que vuela gracias a la base.