El inversor italiano Nobile Capuani, detenido.
El inversor italiano Nobile Capuani, detenido.

CÁDIZ CF

Nobile Capuani intentó suspender el Jumilla-Cádiz CF en 2016

El inversor italiano del Eldense, club señalado por el amaño de partidos, dejó huella en tierras murcianas

Por  12:03 h.

El amaño de partidos relacionado con apuestas deportivas y conexiones con la mafia calabresa pone al Eldense (equipo en el que en su día, mucho antes de toda esta trama, militaron Aridane y Juanjo Bezares, entre otros) en el centro de todas las miradas desde el pasado fin de semana. En el club levantino se escuchaban y se gestaban «cosas raras», según han confesado a ABC miembros de la actual plantilla.

Todo ello a través de repentinos cambios de alineación una hora antes de comenzar cada partido después de que el entrenador hubiera anunciado otro equipo, llamadas en el último momento de Nobile Capuani –el gestor del grupo inversor italiano propietario del Eldense– a su compatriota técnico para modificar «cuatro o cinco jugadores» o el ostracismo de los mejores futbolistas del equipo para afrontar encuentros a vida o muerte para un equipo que es colista en el Grupo 3 de Segunda B.

«Desde que nos medimos al Villarreal B todo era raro». La Policía investiga todos los encuentros del Eldense desde la incorporación de los inversores italianos y, en particular, los últimos siete que concluyeron con el escandaloso 12-0 del Barcelona B y la denuncia del presidente de la gestora, David Aguilar, y algunos futbolistas, entre ellos el mauritano Cheikh Saad.

En el centro de la diana, Nobile Capuani, un viejo conocido de la Segunda B y, por lo tanto, del Cádiz CF.

Episodios de tensión

Hace un año y durante tres meses lideró la gestión italiana en el Jumilla. Entre sus decisiones, destituir al entrenador Josico, dejando esquilmado el banquillo por el pleito que mantenía con el míster y las normas de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Mientras, el equipo murciano estuvo sin técnico, con el preparador físico Walter Chiaraluce haciendo esas funciones y la autogestión implantada en el equipo.

En esos tres meses también existieron situaciones peculiares. En una de ellas, a finales del mes de abril, el veterano ariete Jorge Perona no dudó en reaccionar a las palabras de Nobile Capuani, que había sido relevado la semana anterior. El italiano amenazó con no disputar aquel encuentro ante el Cádiz CF si no se le volvía a reconocer como el dueño de la entidad. Perona no pudo ser más tajante: «El partido se va a jugar sí o sí, que nadie tenga duda. Nos ha costado mucho llegar hasta aquí, y vamos a intentar salvar la categoría». Dicho y hecho. Por partida doble.

Perona también aseguró que el empresario transalpino no tenía poder para decidir si se jugaba o no ese choque. «¿Quién va a decir que no?. Ahora estamos a un pasito de la permanencia, todo se va solucionando, incluso el problema de los pagos, y ahora sólo nos centramos en ganarle al Cádiz CF. A nosotros no nos importa quién sea el presidente. Sólo queremos que el que sea cumpla con los pagos que nosotros haremos nuestro trabajo sobre el terreno de juego», apuntó en su momento.

Aquella cita se celebró el 1 de mayo de 2016 y acabó con un empate sin goles entre Jumilla y Cádiz CF en el Polideportivo Municipal de La Hoya. Al final, el Cádiz CF amarró la cuarta plaza, jugó el ‘play off’ de ascenso y ascendió a Segunda B. Los vinícolas siguieron en Segunda B.

Elda, su nueva base de operaciones

Ahora Nobile Capuani es el portavoz del grupo inversor transalpino llegado al Eldense en las últimas fechas. Cuando a principios de 2017 Capuani apareció por Elda con dinero bajo el brazo, la plantilla del Eldense empezó a creer que sus penurias económicas habían cesado. Sin embargo, esta irrupción no trajo la prosperidad económica deseada por los jugadores y tampoco una rehabilitación deportiva.

El equipo se llenó de italianos: el entrenador Di Pierro, un preparador de porteros de nombre Christian, el guardameta desconocido Alessandro Zanier, que militó hace dos años en el Pro Patria –castigado por amañar partidos de tercera en su país– y los jugadores Abibi, Muratore y Pagliaro. Y empezaron «las cosas raras».

Tal y como apunta ABC, las comunicaciones telefónicas se sucedieron durante los siguientes encuentros y también el ‘modus operandi’. Di Pierro se reunía con los futbolistas horas antes de saltar al césped, cantaba al detalle la alineación y, al llegar al estadio de turno, siempre había modificaciones entre los once designados. El italiano no tenía titulación oficial como entrenador. El segundo técnico, Fran Ruiz, ponía el carnet para que Pierro dirigiese al equipo. Ruiz ha negado estar al tanto de los presuntos amaños. Las llamadas una hora antes de cada partido se sucedieron en el teléfono del entrenador italiano. Y por costumbre el Eldense se habituó a que apareciesen en su once inicial futbolistas de segundo orden, como el portero Zanier u otros fichajes que, según ha expresado el presidente de la gestora David Aguilar, «no tienen nivel para Segunda B».

Y mientras, por la plantilla de un Eldense ahora descendido, han pasado esta temporada 52 futbolistas de 12 nacionalidades diferentes. Cuatro de esos futbolistas ya han declarado en la comisaría de Elda: Maiki Fernández, Nico Cháfer (viejo conocido del Grupo IV de Segunda B -fue compañero de Rubén Cruz en la UD Melilla en la temproada 2011/2012-) y del Grupo X de Tercera), Smitarello y Tabala. Los dos primeros están detenidos.