Alfredo Ortuño, cariacontecido, tras el final del partido ante el Valladolid.
Alfredo Ortuño, cariacontecido, tras el final del partido ante el Valladolid.

Cádiz CF

¿Qué le pasa al Cádiz CF?

La imagen del equipo ha cambiado a peor en los dos últimos encuentros ligueros

Por  13:15 h.

Ante todo, que nadie se alarme. No hay enfermedad, ni epidemia, ni tan siquiera una mínima fiebre. El paciente está de lujo, tiene un color vivo, muy sano. La consulta es meramente informativa, rutinaria. No hay recetas ni nada por el estilo. No está para ningún tratamiento. Tan solo está, si el paciente lo desea, para escuchar consejos mientras sigue su vida normal con la mayor naturalidad del mundo. Estar en fase de ascenso tras venir de una clínica psiquiátrica –la Segunda B– es como para estar contento. El Cádiz CF de Cervera acude al médico porque ha notado que tras venir de Navidad la cosa no está funcionando igual que antes. De hecho, su entrenador se ha percatado de ello y ha pedido la consulta porque ve que su equipo está perdiendo hábitos muy saludables. De esos que le dan la vida.

1. El parón. Las vacaciones han frenado en seco la progresión amarilla

«No estamos bien», ha dicho Cervera. El entrenador cadista, tan sincero como siempre, es el primero en diagnosticar que algo está fallando. Y sigue dando razones del mal que está comenzado a notar. «Al equipo le falta fuerza y empuje. Ideas tiene pero si no tiene fuerza no puede», manifestó tras el encuentro perdido ante el Valladolid. Y por si quedaba alguna duda, remataba diciendo que «el parón navideño ha sido excesivamente largo y nos ha afectado».

Por tanto, al Cádiz CF le pasa algo. El triunfo en Elche no debió ser tal y ya en el Martínez Valero se comenzó a transmitir una imagen que no era la misma de antes de irse de vacaciones. Muchos pueden ser los motivos, pero lo cierto es que el Cádiz CF ya no juega tan de memoria a como lo hizo ante el Sevilla Atlético, Córdoba o Zaragoza, donde se marcaban goles de tres en tres, e incluso cuatro al filial.

2. Las bajas. Garrido y José Mari se echan de menos en la medular

No hay que estar muy avispado para pisparse que la baja de José Mari iba a ser muy importante. Y así está siendo. Jugó su último encuentro en la goleada en Carranza ante el Zaragoza y desde entonces el Cádiz CF ha ganado al Córdoba, al Sevilla Atlético y al Elche. A la baja del roteño hay que unirle la del vasco Garrido por acumulación de tarjetas. Ambos jugadores le dan al equipo todo lo que Cervera desea. «No estamos todavía bien tras el parón y nos faltan esos jugadores que nos dan empuje, caso de Garrido y Jose Mari», aclaró el propio Cervera, que sí podrá echar mano de Garrido para el enfrentamiento en casa ante el Almería del próximo domingo. También se trabaja a marchas forzadas para que José Mari pueda estar operativo para que comience a funcionar en el siguiente encuentro, el de la salida a Palma de Mallorca.

3. Eddy Silvestre, un punto negro. La aportación del murciano resta más que suma

No es cuestión de cebarse con el chaval porque ya bastante tendrá con su autocrítica. Pero lo cierto es que Eddy resta más que suma en este Cádiz CF. No son sensaciones, son evidencias. Los números también le machacan al murciano, que se desconoce lo que aportará en su selección de Azerbaiyán aunque de sobra es conocido lo poco que está aportando en el Cádiz CF.

No hace falta irse a las estadísticas más minuciosas. Su pésimo rendimiento es fácil de recordar. Desde la goleada que recibió el Cádiz CF en Vallecas como titular hasta la derrota de ayer en casa ante el Valladolid, también con él como titular. Y entre medias, más de lo mismo. Realmente alarmante fue el encuentro en casa ante el Numancia, donde Eddy fue de la partida hasta que llegó el descanso, que fue sustituido por Garrido. Aquel cambio hizo dar un giro brutal al encuentro, hasta ese momento controlado y dominado por el once soriano. Sin embargo, la entrada de Garrido, y su gol sobre la bocina, dejaron en muy mal lugar a Eddy. Más de lo mismo pasó en Córdoba, donde el murciano también fue titular y también tuvo que ver como el Cádiz CF comenzaba perdiendo –con él en el campo– y ya desde el banquillo disfrutó de la remontada. Y sigue. En Elche salió desde el banquillo para sustituir a Garrido y se dio las circunstancias que con él en el campo el equipo se perdió hasta la milagrosa aparición de Güiza.

Parece obvio que la imagen del equipo se deteriora notablemente con Eddy sobre el campo. Su ritmo cansino, al trote, sin chispa y escaso de intensidad contradice todo lo que se supone que es la filosofía cerveriana. Además, ya con el balón en los pies, Eddy no sigue los patrones que marca  el guion de su entrenador. No suele arriesgar en sus pases y más que verticales opta casi siempre por retrasar la pelota. Le queda mucho trabajo por delante para hacer cambiar su panorama.

4. Facilidades defensivas. Se están encajando demasiados goles

Los fallos defensivos están motivando que el Cádiz CF comience a encajar muchos más goles de lo deseable. La imagen de Cervera desgañitándose en uno de los palcos del Martínez Valero mientras abroncaba al equipo mediante su ‘walkie’ es el mejor ejemplo del cabreo del entrenador con las facilidades que su equipo está concediendo en defensa. El tanto primero del Elche en el que Aridane no se muestra todo lo contundente que debe, o el segundo tanto ilicitano en el que el defensa Armando cabecea completamente solo se une al del pasado viernes en el que Jordán dispara desde fuera del área sin la presión asfixiante que acostumbraba a ejercer la retaguardia cadista. Estos errores en la marca o la repentina pérdida de intensidad defensiva están costando muchos goles a un equipo que, como ya se ha repetido hasta la saciedad, o juega al 200% o se convierte en un equipo vulgar, mediocre y fácilmente vencible.

5. Cambiar el guion El Cádiz CF sufre mucho cuando empieza perdiendo

Álvaro Cervera no tiene problemas en admitirlo. Si su equipo comienza perdiendo le cuesta un mundo enderezar la nave. Ante el Valladolid volvió a pasar. Cierto es que en Córdoba o en Elche se remontó de una manera sobresaliente, pero el último encuentro ante el Valladolid ha venido a poner de relevancia que en cuanto al Cádiz CF le cambian el guion, ‘su’ guion, le cuesta la vida volver al encuentro. No es algo de lo que reniegue el entrenador. Ya en los ‘play off’ de ascenso no tuvo pelos en la lengua para admitir que si al equipo le marcaban un gol los planes se torcían hasta el punto de que no había un plan B. Y eso parece que sigue pasando ya que los cambios ante el Valladolid parecieron estar hechos sin orden ni conconcierto.Algo así como agitar la coctelera a ver qué sale.