El Huesca vive ahora el momento más delicado de su gran temporada.
El Huesca vive ahora el momento más delicado de su gran temporada.

CÁDIZ CF

¿Qué le ocurre al Huesca?

El equipo de Rubi, intratable hasta hace escasas semanas, visita el Ramón de Carranza en su peor momento de una temporada excelente

Por  19:41 h.

Este lunes a las 21.00 horas se presenta en el Estadio Ramón de Carranza el Huesca, equipo que hasta ahora comandaba a paso firme y con mano de hierro LaLiga 123. Sin embargo, la consecución de dos puntos de los últimos quince ha cambiado por completo la percepción de la realidad en El Alcoraz.

El Huesca sigue en zona de ascenso directo, sí. El Huesca está empatado con el líder, también. Sin embargo, el equipo de Rubi no termina de encontrarse en las últimas jornadas y afronta sin la moral de antaño una fase decisiva de la competición. Lo hace por detrás del Rayo (aunque con los mismos puntos) y sin el liderato en su poder. Y al acecho está un Cádiz CF, su próximo adversario, que está a tres puntos de darle caza y arrebatarle una de las plazas de ascenso directo a Primera.

Desde el pasado 11 de febrero, cuando el equipo azulgrana ganó en el Reino de León, no ha vuelto a sumar de tres en tres. A partir de entonces ha perdido en Valladolid (3-2) y Vallecas (3-0), y ha puesto fin a su fortín en El Alcoraz (0-2 ante el Sporting). Dos empates frente a Almería (2-2 en tierras oscenses) y Reus (0-0 en territorio catalán) han sido sus únicos ‘alivios’.

¿Qué le ha sucedido al Huesca en el último mes y medio de competición? ¿Cuáles son las causas de este bajón? ¿Por qué ha perdido fuelle el que hasta hace escasas semanas era un líder intratable? Aquí van algunas de las respuestas.

1. Bajas de mucho peso

En una temporada tan larga es normal que las bajas acaben apareciendo y el Huesca no se ha librado de esa epidemia. De esta manera, el Huesca ha notado muchísimo ausencias como las de ‘Cucho’ Hernández o Gonzalo Melero. El joven delantero colombiano ha causado furor con sus goles esta temporada y su baja la ha notado demasiado el equipo norteño.

Pese a debutar en España en su primera experiencia europea, ‘Cucho’ Hernández ha demostrado un excelente proceso de adaptación. Hasta enero había marcado diez goles (ahora lleva uno más) gracias a su calidad y olfato goleador. Además aporta desborde y el hambre de éxitos propio de su edad.

Melero, aunque sólo se ha perdido los dos últimos encuentros por sanción, tampoco tiene sustituto debido a su personalidad sobre el césped, dominio del juego aéreo, creación, llegada desde la segunda línea y gol. A fin de cuentas es el máximo goleador del Huesca con doce dianas. Es un complemeto ideal para ‘Chimy’ Ávila y ‘Cucho’ Hernández.

Por fortuna para el Huesca, ambos estarán el lunes ante el Cádiz CF en el Ramón de Carranza.

No han sido los únicos en sufrir percances. Akapo, que era fundamental en el lateral derecho, fue operado del menisco de su rodilla derecha. Por su parte, el puertorrealeño Álvaro Vadillo ha sufrido lesiones musculares que han impedido que tenga continuidad. Además, el central Pulido, clave en la retaguardia, ha tenido que cumplir encuentros de sanción. Son sólo algunos ejemplos.

2. Un abismo entre titulares y suplentes

Bien es cierto que la plantilla oscense no es corta en efectivos, pero Rubi siempre ha contado con 14 o 15 jugadores. La diferencia entre ellos y el resto es abismal, ya que los teóricos titulares están a un excelente nivel.

El once titular del Huesca se puede recitar de memoria, con algunos cambios puntuales en función de la semana. En él suelen estar jugadores como Remiro, Akapo, Jair, Pulido, Brezancic, Lluís Sastre, Aguilera, Álex Gallar, Gonzalo Melero, el excadista Ferreiro, ‘Chimy’ Ávila y ‘Cucho’ Hernández. Jugadores como Álvaro Vadillo, Alexander González (por el lesionado Akapo) y el recién incorporado Moi Gémez (cedido por el Sporting) completan este elenco.

3. Acotado mercado de invierno

Con el tope salarial agotado, el Huesca tuvo que reducir sus opciones en el mercado de invierno. El club altoaragonés hizo un esfuerzo importante para traer cedido desde el Sporting a Moi Gómez. Más allá de eso, el Huesca tampoco ha mejorado notablemente su plantilla en enero.

Superar el nivel de los teóricos titulares era muy complicado, aunque no hubiese venido nada mal en El Alcoraz algún refuerzo más para dar amplitud de plantilla. Sin embargo, el asunto económico es el que es y hay que ceñirse a ese factor.

4. Falta de confianza

El Huesca ha entrado en una complicada situación mental debido a los resultados. Bien es cierto que en El Alcoraz no existe la presión que puede existir en la vecina Zaragoza, Gijón, Granada o Pamplona, pero el equipo de Rubi ha liderado la clasificación durante la mayor parte del campeonato y la decepción sería lógica en caso de no luchar al final por el ascenso. Es algo similar, salvando las distancias, a lo que sucede en Cádiz.

Los azulgranas están faltos de confianza y cualquier problema pasa factura en los últimos encuentros. La dinámica se ha vuelto en contra y pesa. Es lógico.

Se pudo ver ante el Sporting el pasado lunes. El Huesca dio la cara frente a los gijoneses, pero el primer gol de los asturianos bloqueó a los aragoneses. ¿Existe mal de altura?

El Cádiz CF ya ha vivido dinámicas de este estilo esta temporada y sabe que superarlas no es sencillo.

5. Sangría defensiva

El Huesca ha recibido muchos goles en los últimos partidos y eso ha motivado sus derrotas más recientes. De hecho, sólo había perdido tres encuentros y en los últimos cinco partidos ha caído en otros tres.

Arriba suele responder (lleva 44 goles, once más que el Cádiz CF), pero en la parcela defensiva empieza a flaquear (ha recibido 28 goles, diez más que el Cádiz CF, equipo a seguir en esta faceta).

Por poner ejemplos, el acierto de Remiro ha decrecido. El guardameta azulgrana está completando una gran temporada, pero actualmente no está al nivel de Cristian Álvarez (Zaragoza) o Alberto Cifuentes (Cádiz CF). Si antes salvaba lo que parecía insalvable, ahora esas jugadas acaban entrando. No está a su mejor nivel.

Asimismo, la zaga tampoco pasa por su mejor momento. La lesión de Akapo ha pasado factura, Brezancic comete errores en las últimas jornadas y la pareja de centrales ha bajado su nivel. Por una parte, la ausencia de Pulido ha pasado factura, mientras que Jair ha llegado agotado físicamente.

En resumidas cuentas, un cúmulo de asuntos han dejado al equipo de Rubi con dudas antes de acudir a Carranza. Es cierto que ya no como líder y con sólo tres puntos de ventaja sobre el Cádiz CF, que es tercero, pero el Huesca ha demostrado este curso que está capacitado para todo. Sin ir más lejos, sus ocho puntos de renta sobre el séptimo dejan entrever que se han hecho muy bien las cosas en El Alcoraz. Los oscenses están heridos pero ni mucho menos han muerto. Avisan con atacar de nuevo y con más fuerza.