Jesús Imaz, en un partido de la pasada temporada.
Jesús Imaz, en un partido de la pasada temporada.

CÁDIZ CF

Imaz, el refuerzo ausente

El futbolista ilerdense, que lleva más de un mes sin entrar en los planes de Álvaro Cervera, no tiene protagonismo en este Cádiz CF

Por  12:00 h.

Llegó en los últimos compases del mercado de invierno y se convirtió en el primer refuerzo de este periodo. Aquel 27 de enero del presente año se confirmaba lo que días antes ya se rumoreaba, cada vez con más fuerza: Jesús Imaz ya era jugador del Cádiz CF.

En un Cádiz CF del que salían Juanjo, Mantecón, Carlos Calvo y Abel Gómez, las incorporaciones empezaban a caer. Junto al ilerdense Imaz se presentaban días después en el césped del Ramón de Carranza otros dos futbolistas: Iván Malón y Ager Aketxe. Cervera tenía nuevas opciones en el lateral derecho y en la mediapunta. Más variedad para una temporada ilusionante en todos los sentidos.

Con Imaz se reforzaba la mediapunta y se fichaba combinación, movilidad (ya que puede jugar por banda y en diferentes posiciones de ataque, no sólo en la mediapunta) e inteligencia sobre el terreno de juego, además de gol gracias a su buen golpeo. Sin ir más lejos, el catalán había marcado seis goles (dos de ellos de penalti) con la elástica del UCAM (uno de ellos en la Copa del Rey) durante la primera parte de la temporada. Uno de ellos en el Carranza ante el Cádiz CF en un encuentro que terminó en empate (2-2) y que desató un incidente bastante desagradable con la hinchada cadista.

En resumidas cuentas, el Cádiz CF apostaba por un jugador con experiencia en la categoría (cumple su tercera temporada en la división de plata tras debutar con el Llagostera, su anterior club y desde el que llegó el pasado verano al UCAM) y al que ya había sufrido en sus carnes. Sin embargo, no ha sido fácil para Imaz desde que se enfundara la zamarra amarilla.

Han pasado ya casi cuatro meses y el futbolista formado en el Lleida Esportiú no se ha adaptado a su nuevo equipo. La participación de Imaz en el Cádiz CF se reduce a cinco encuentros, sólo dos de ellos como titular y un gol en su casillero particular. Desde sus primeros minutos en el Coliseum de Getafe el 11 de febrero (donde disputó la última media hora) hasta su última participación en El Alcoraz ante el Huesca hace más de un mes. Fue el pasado 16 de abril, fue titular y dejó su sitio a Salvi. A partir de ahí, Imaz dejó de entrar en los planes de Cervera e incluso dejó de aparecer en la convocatorias.

Entre ambas citas, dos veces titular en Los Pajaritos (con gol incluido) y el Carlos Tartiere, y una entrando desde el banquillo ante el Rayo Vallecano en la capital gaditana. La única vez en la que ha jugado como cadista en su estadio. Eso sí, nunca disputando los 90 minutos.

Carlos Calvo, un ejemplo para la esperanza

Protagonismo muy escaso para un refuerzo invernal que no ha podido lucir en la mediapunta ni por banda. Y es que, Ager Aketxe se ha ganado la confianza de Cervera como enganche al ocupar el puesto de Rubén Cruz a base de técnica, calidad y un exquisito golpeo a balón parado (el último gol ante el Córdoba es un excelente ejemplo de esta virtud), mientras que por las alas Salvi y Álvaro García son dueños y señores de ambas demarcaciones, con Nico Hidalgo y Aitor (sobre todo este último) como revulsivos. Pese a ello, no levanta la voz y hace grupo.

Al final, Jesús Imaz se ha convertido en el refuerzo de invierno menos requerido por su entrenador. Muy alejado de Aketxe (788 minutos) y también por detrás del lateral Iván Malón (312 minutos), los 245 minutos del ilerdense no dan consistencia a su incorporación. Pese a todo, siempre hay motivos para el optimismo. Carlos Calvo conoce esa historia a la perfección. Sus 368 minutos como cadista desde que llegara procedente del Huesca fueron suficientes para que pasara a formar parte de la historia del Cádiz CF. Un balón parado y un golpeo espectacular hicieron el resto ante el Hércules. Valió un ascenso y siempre será recordado por ello.