Álvaro Cervera accede al campo en mitad del pasillo formado por los propios aficionados.
Álvaro Cervera accede al campo en mitad del pasillo formado por los propios aficionados.

Cádiz CF

El Cádiz CF lamenta los fallos de seguridad “ajenos al club”

El club amarillo achaca a la policía el descontrol vivido durante la entrada de los jugadores al estadio

Por  16:22 h.

No deben ir muy bien las cosas entre los dirigentes del Cádiz CF y los responsables de seguridad de la policía nacional que custodian el estadio Ramón de Carranza en los días de partido. Ya durante esta semana hubo varias reuniones a costa del tifo de Brigadas Amarillas que la policía prohibió que entrase en el estadio. Poco o nada salió de las mismas ya que finalmente la flexibilidad y la empatía que el Cádiz CF le pidió a la policía no sirvió para que la grada de fondo sur pudiera mostrar un tifo en la salida de los equipos al terreno de juego.

Pues bien, eso fue el inicio de una política comunicativa inexistente en el día de ayer y que pudo comprobarse a las claras con la salida de los jugadores del Cádiz CF en su llegada al estadio Ramón de Carranza.

Los jugadores del Cádiz CF, como es sabido, no tuvieron otra que bajarse del autocar -por problemas técnicos- para acceder al campo entre un río de personas en una muestra evidente del descontrol que ayer pudo presenciarse. La falta de controles de seguridad puso en evidencia la mala o nula relación que mantiene el Cádiz CF con la policía nacional, que se encontraba escoltando en el mismo momento la entrada al estadio del Racing de Ferrol. De hecho, varios policías nacionales no sabían contestar con exactitud por qué puerta llegaría el autobús del Cádiz CF a su estadio.

El mismo Cádiz CF, en un un tuit en el que agradece a su afición la muestra de apoyo, deja caer como el que no quiere la cosa la falta de previsión de las fuerzas de seguridad en la entrada del equipo local a sus dependencias. “Una vez más los cadistas han mostrado lo mejor de sí creando de forma natural un pasillo ante el fallo del dispositivo de seguridad ajeno al club, que ha impedido acceder al campo por donde estaba previsto”.

Efectivamente, a la hora de la llegada del Cádiz CF al estadio, apenas se vieron a policías nacionales escoltando a los jugadores, que entraron al estadio gracias al pasillo formado de manera espontánea por los aficionados así como con la ayuda de algunos agentes de la seguridad privada contratada por el Cádiz CF para los días de partido.