Juan Carlos Cordero y Álvaro Cervera, en un entrenamiento en El Rosal.
Juan Carlos Cordero y Álvaro Cervera, en un entrenamiento en El Rosal.

CÁDIZ CF

El cierre de mercado más atípico en la historia del Cádiz CF

La ‘Operación Líbero’ centró la atención en un 31 de enero en el que el club cadista tenía los deberes prácticamente hechos

Por  11:24 h.

31 de enero y cierre del mercado invernal. Indiscutiblemente, una fecha marcada en rojo en el calendario todos los clubes. Sin embargo, el último día de enero de 2018 siempre será recordado en la Tacita de Plata por otro asunto: la detención de Quique Pina, consejero delegado del Cádiz CF, y el registro en las instalaciones del Rosal y en las oficinas del Estadio Ramón de Carranza.

Un 31 de enero siempre se espera largo, intenso y con fuertes emociones. El teléfono, el fax y los relojes se convierten en protagonistas de una jornada frenética. El de este año también lo fue en el Cádiz CF, pero por unas razones totalmente inesperadas. Es lo que tocaba.

Afortunadamente, y como buen estudiante, el Cádiz CF había hecho sus deberes en el mercado invernal. Juan Carlos Cordero, director deportivo del Cádiz CF, ya había cerrado las llegadas de dos centrocampistas (Eugeni y Fausto Tienza) y la incorporación de un delantero (Jona). Es más, las dos últimas llegaron hace una semana.

En cuanto a las bajas, José Mari tuvo que decir adiós a la temporada debido a una grave lesión sufrida en La Romareda ante el Zaragoza. También se marchó Rubén Cruz al Cartagena, mientras que la ficha de Sankaré, operado el pasado verano y que aún no había podido debutar este curso, se dejaba libre para inscribir a Jona. Todo en orden a falta de algunos flecos.

El grueso del trabajo estaba terminado. Eso sí, nunca hay que dar nada por cerrado y así lo dejaba entrever Juan Carlos Cordero en los días previos. Sin ir más lejos, los rumores situaban a Moha Traoré en el Mallorca y no descartaban la llegada de algún jugador más que completara la plantilla entrenada por Álvaro Cervera.

Uno de los futbolistas que sonó como refuerzo fue Mula. El centrocampista del Málaga, sin embargo, ya es jugador del Tenerife. Allí estará cedido hasta el próximo mes de junio.

También corrió la noticia del interés del Deportivo Alavés por Brian Oliván, pero el Cádiz CF no tenía margen de maniobra.

El Granada pide prórroga

Pero este cierre de mercado de invierno no sólo fue atípico en Cádiz. También fue bastante extraño en Granada debido a la detención de Quique Pina por un posible delito fiscal, blanqueo capitales y falsedad documental en la venta de jugadores de fútbol.

Pina fue expresidente del Granada CF y durante la mañana de ayer las instalaciones de la entidad nazarí recibieron la visita de la Policía Nacional, que procedió al registro de las oficinas del club y de la Ciudad Deportiva en el marco de la ‘Operación Líbero’.

Las pesquisas policiales rompieron la tranquilidad en el funcionamiento del club, inmerso en la vorágine de las últimas horas antes del cierre del mercado, por lo que la entidad solicitó una ampliación del plazo para fichar.

Por otro lado, movida fue también la jornada en Tarragona. Eso sí, en el Nástic, próximo adversario liguero del Cádiz CF, el día fue intenso por el mercado invernal. Sin más sobresaltos.

A las seis incorporaciones ya realizadas (Julio Pleguezuelo, César Arzo, Javi Márquez, Matilla, Dumitru y Álvaro Vázquez) se suma la de Fali, centrocampista valenciano que pone punto y final a su cesión en el filial del Barça.

En el capítulo de salidas, el Nástic cerró la marcha del defensa Bruno Perone al Zaragoza y la cesión del delantero chileno Juan Delgado al Tondela portugués. Fueron sus últimos movimientos en un mercado trepidante, en el sentido deportivo, para el Nástic.