El Sevilla FC ganó 0-2 al Cádiz CF en la ida de la eliminatoria de Copa.
El Sevilla FC ganó 0-2 al Cádiz CF en la ida de la eliminatoria de Copa.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Sevilla FC (0-2) Rico, Banega y la medicina de las alas

Los goles de Nolito y Jesús Navas sirven para encarrilar la eliminatoria de octavos de la Copa del Rey ante un equipo cadista que ofrece una buena imagen en la segunda parte

Por  0:17 h.
Cádiz
0
Sevilla
2
Rubén Yáñez; Rober Correa, Marcos Mauro, Mikel Villanueva, Brian; Garrido, Perea, Álex; Moha (Nico, 81'), Aitor (Álvaro García, 69') y Barral (Salvi, 69').
Sergio Rico; Corchia, Kjaer, Lenglet, Escudero; Pizarro, Nzonzi, Jesús Navas (Sarabia, 85'), Banega (Franco Vázquez, 73'), Nolito; y Muriel (Ben Yedder, 65').
0-1: Nolito (8'). El sanluqueño encara desde el vértice izquierdo del área a Rober Correa y chuta con su pierna derecha junto al palo. Rubén Yáñez no puede evitar el gol del sevillista. 0-2: Jesús Navas (22'). Balón en largo de Kjaer desde la zaga sevillista, Brian no acierta en el despeje y Jesús Navas recoge el cuero, encara a Rubén Yáñez y bate al meta cadista con un disparo seco y cruzado.
Mateu Lahoz, comité valenciano. Mostró cartulina amarilla a los locales Mikel Villanueva, Marcos Mauro, Álex y Aitor, y a los visitantes Kjaer y Lenglet.
Encuentro de ida de los octavos de final de la Copa del Rey celebrado en el Estadio Ramón de Carranza.
Ramón de Carranza. Unos 18.000 espectadores, mil de ellos llegados desde Sevilla para animar al equipo de Vincenzo Montella.

La medicina de las alas, la misma que tantas alegrías ha dado al Cádiz CF desde la llegada de Álvaro Cervera, fue en esta ocasión una amenaza demoledora. En su debut en el banquillo sevillista, Vincenzo Montella se la recetó a sus pupilos y el resultado fue inmediato. Mano de santo. 0-2 y eliminatoria teóricamente encarrilada. Pese a todo, el Cádiz CF, con Salvi y Álvaro garcía como revulsivos, cambió el decorado en la segunda parte y se quedó a once metros de la ilusión. Sergio Rico, que es internacional por algo, lo evitó.

No sólo dependía el equipo de Nervión del potencial de sus bandas. Ni mucho menos. El Sevilla FC danzaba al compás de Banega, un futbolista de clase suprema que marcó las distancias cuando quiso. Y así, entre el argentino y las incursiones de Jesús Navas y Nolito se cocinó todo en el primer periodo. Junto a eso una serie de indecisiones en la zaga amarilla que allanaron el camino de una escuadra de otra categoría.

Como era previsible, Cervera alineó un once en el que los teóricos suplentes tenían de nuevo su oportunidad. La misma que los Rubén Yáñez, Brian, Moha o Aitor se ganaron en el festival del Villamarín. Junto a ellos, otros más habituales como Marcos Mauro, Garrido o Álex, sin olvidar la presencia de Rober Correa y Alberto Perea, las dos grandes novedades después de mucho tiempo sin saltar al césped por sus respectivas lesiones. Mikel Villanueva y Barral completaban la alineación inicial. Eso sí, sin sus alas. Sin Salvi y sin Álvaro García. Los que tanto le dan al Cádiz CF pero que esta vez descansaban pensando en el Granada y en la Liga. Al fin y al cabo, la Copa es un premio. Mayúsculo pero premio.

Al otro lado esperaba un Sevilla FC con la cartilla bien estudiada. No era para menos después del repaso que se llevó el Betis, su eterno rival y su próximo adversario liguero. Una situación que se unía al debut de Vincenzo Montella en el banquillo. Por lo tanto, nada de experimentos y a por todas con un once de gala, incluido Nzonzi, que regresaba mes y medio después. ‘Champions’ en estado puro.

Todo transcurría sin grandes novedades hasta que apareció Nolito. El sanluqueño, que nunca ha defendido la zamarra gaditana, recogió un envío de Banega, encaró a Rober Correa desde el vértice izquierdo del área y con su derecha colocó la bola en el primer palo. A su estilo, con su sello. Rubén Yáñez no evitó que el cuero se alojara en el fondo de las mallas. Ocho minutos fueron suficientes para que el Sevilla diera el primer zarpazo en el Ramón de Carranza.

Nada parecía cambiar hasta que en el 22′ llegó el segundo acercamiento y el segundo mazazo de los nervionenses. Ser equipo de ‘Champions’ no es baladí. Si antes fue por la izquierda, ahora tocaba matar por la derecha. Corría el minuto 22 cuando un desplazamiento muy largo de Kjaer superaba a un desconcertado Brian. En carrera aparecía Jesús Navas para encarar a Rubén Yáñez y cruzar el esférico lejos de su alcance. Más difícil aún. Dos llegadas, dos disparos certeros. Otra historia, otro mundo. Los de Montella mataban a los de Cervera.

Y pudo ser peor después de una maravillosa triangulación del Sevilla FC en el 25′ que acabó con un chut de Escudero que esta vez sí pudo despejar el guardameta cadista. El talento puro de Banega seguía marcando la diferencia. Tanto que otro envío suyo sorprendía a Mikel Villanueva y era aprovechado por Muriel para servir el balón a Nolito, que esta vez se topaba con el poste. La jugada terminó con un chut de Nzonzi que detenía Yáñez.

De ahí al intermedio, Navas avisaba con otro intento tras jugada de estrategia sacaba por Banega, mientras el Cádiz CF se marchaba sin incomodar a Sergio Rico.

Menos tranquilo se encontraba Mateu Lahoz, que esta vez, alejado de su estilo habitual, sí tuvo que sacar repertorio de amarillas. Así fue desde el primer minuto. Los damnificados: los centrales de ambos equipos más el cadista Álex.

Once metros fatídicos

Con el mismo guion empezó la segunda parte. El omnipresente Banega tiraba ahora de su testa para dejar a Muriel ante Yáñez ante el desconcierto de la zaga, pero el delantero estrellaba el cuero en el cuerpo del arquero.

Hasta que el Cádiz CF despertó. 52 minutos tardó en llegar el primer aviso. Fue de Perea desde la frontal y salió muy cerca del poste. Luego avisó Álex con un disparo que salió muy alto y Aitor (poco antes era amonestado con una amarilla) terminaba por poner en apuros a Sergio Rico con un trallazo que el meta visitante despejaba. Carranza apretaba. Era el momento.

Sin embargo, el efecto parecía pasar y por ello Cervera optó por su pócima sagrada: Salvi y Álvaro García saltaban al césped por Aitor y Barral. Lo hacían como los jugadores más adelantados y poco tardaron en incomodar a los de Montella. El sanluqueño entró por su banda y el utrerano la mandó arriba en el 75′. Nada estaba perdido ante un rival en el que Banega, mucho menos activo que en el primer periodo, dejaba su sitio a Franco Vázquez.

Las tornas habían cambiado de bando y el Cádiz CF iba a por todas. Álex lo intentó con un zapatazo que Sergio Rico sacó con una gran estirada. Poco después, el portero cometió un claro penalti sobre Salvi y luego enmendó su error al atajar el penalti lanzado por Salvi. Entre el meta y el poste lo evitaron de manera brillante.

Al final, 0-2. Tocará soñar con la remontada en Sevilla. En Heliópolis la sufrieron. ¿Será posible en Nervión? Es difícil pero nada es imposible con este Cádiz CF. En la Copa del Rey todo es posible.