Los jugadores del Cádiz CF abrazados a Alvarito
Los jugadores del Cádiz CF abrazados a Alvarito

Cádiz CF

Cádiz CF, Carranza y Alvarito; la unión hace la fuerza

El jugador utrerano vuelve por sus fueros en una noche de locura cadista que consagran al equipo a lo más alto de la tabla

Por  12:00 h.

Noche en amarillo, nocturnidad gaditana y luna de Cádiz CF. Así se describe un partido que encumbra a la escuadra de Álvaro Cervera a los altares de la Segunda División del fútbol español.

Con diez puntos de doce posibles en el casillero y cuatro victorias en cinco partidos, el comienzo de temporada del Cádiz CF roza la perfección. Los amarillos sin hacer el mejor fútbol posible siguen sumando puntos demostrando calidad, eficacia y sobre todo algo muy importante: fe en lo que se hace y en el juego que inculca su entrenador.

Porque este Cádiz CF tiene una ventaja importante sobre el resto de equipos de La Liga 123, lleva el ADN de su juego en las botas y aunque ha cambiado medio equipo, parece que los nuevos llevan años jugando juntos en el mismo club.

Y mientras el Cádiz CF sigue sumando, la afición y todo el cadismo disfruta. Otros 14.000 espectadores acompañaron a un equipo que superó con creces a su rival en la segunda mitad. Barral desatasca y Alvarito culmina en un gol hecho a la perfección del estilo de juego gaditano: robo, velocidad y definición…¡vaya definición!

Lágrimas de estrella

Un gol de Álvaro García, no, mejor dicho de Alvarito, porque el utrerano ya es de todo el cadismo. El jugador estrella de este Cádiz CF, por el que un equipo de Primera ha puesto más manteca de lo esperado, se consagró con su afición y demostró que su compromiso sigue vigente, a pesar de sus lógicas ganas de progresar en el fútbol.

Cádiz CF y Alvarito se necesitan, al igual que el cadismo se rindió a su jugador franquicia. Las lágrimas del utrerano derrumbado en el terreno de juego daban fe de lo que este jugador ha vivido y está viviendo en tierras gaditanas.

Una imagen a la que se une el resto de sus compañeros. Abrazados al futbolista, apoyándole y dándole su apoyo. Porque la unión siempre hace la fuerza.