Aitor García no jugó ni un minuto ante el Córdoba.
Aitor García no jugó ni un minuto ante el Córdoba.

CÁDIZ CF

Aitor muestra su frustración durante el calentamiento y recibe el apoyo de la hinchada cadista

El extremo se desesperó cuando Cervera optó por dar entrada a Nico Hidalgo y terminó golpeando una valla publicitaria

Por  20:42 h.

Entraba en algunas quinielas para ser titular el pasado sábado ante el Córdoba. El gol marcado en Zaragoza y los buenos minutos de Aitor siempre que sale desde el banquillo propician que la hinchada le guarde un cariño especial.

Ha anotado cinco goles en 582 minutos (un gol cada 116 minutos, el mejor promedio del Cádiz CF). En cambio, sólo ha sido titular en tres partidos. En descarga de Álvaro Cervera, el onubense no ha tenido el protagonismo deseado cuando ha salido de inicio, pero a la vez no ha actuado en su puesto y tampoco ha contado con la regularidad deseada.

Las ilusiones de Aitor

Aitor se había hecho ilusiones. El duelo ante el Córdoba requería de su presencia debido a que el empate reinaba en el marcador. Pero Cervera apostó por Eddy Silvestre, Nico Hidalgo y Gorka Santamaría. García, que había calentado en la banda, golpeaba una de las vallas publicitarias mostrando su enfado ante las decisiones de Cervera.

Hasta el propio entrenador ha reconocido ante los medios que ha sido injusto con el futbolista, que merecía más minutos, pero por diversas cuestiones ha preferido a jugadores que han dado menor rendimiento.

La cuestión es que Aitor García, cuando pagaba su enfado con la valla, recibía tanto el apoyo de sus compañeros como el de la hinchada cadista que se ubicaba entre fondo sur y tribuna. El de Gibraleón es uno de los futbolistas más queridos por la grada y la expectación es máxima cuando se dispone a ejecutar su disparo. De momento, no le queda otra que intentar convencer al entrenador que, curiosamente, le hizo debutar en Segunda División con el Recreativo.