Alpinismo

Mueren dos alpinistas en el monte Fuji

Los montañistas, originarios de Hiroshima, cayeron cuando se encontraban cerca de la cima del pico más alto de Japón

Imagen del monte Fuji, el pico más alto de Japón
Imagen del monte Fuji, el pico más alto de Japón - ABC
EFE Tokio - Actualizado: Guardado en:

Las autoridades niponas hallaron este lunes los cuerpos sin vida de dos alpinistas fallecidos después de sufrir sendas caídas mientras escalaban el monte Fuji, la montaña más alta de Japón. La policía nipona encontró los cadáveres de los dos montañistas identificados como Ibuki Suemoto, de 18 años, y Katsutoshi Watanabe, de 65, quienes sufrieron el accidente en la víspera y desde entonces eran buscados por los servicios de emergencia.

El domingo, Suemoto y Watanaba, originarios de Hiroshima (oeste), iniciaron el ascenso del Fuji junto con otros cuatro alpinistas con la intención de llegar hasta su cima, pero cayeron cuando se encontraban cerca de la misma, según notificaron sus compañeros a las autoridades.

Los dos fallecidos resbalaron al atravesar una misma ladera cubierta de hielo y sus cuerpos sin vida se hallaron en una zona más baja del monte, señaló un portavoz de la policía de la prefectura de Shizuoka a la agencia nipona Kyodo.

Suemoto realizó una llamada a los servicios de emergencia en la mañana del domingo, después de sufrir el accidente, y explicó que se encontraba cerca de la novena estación (la segunda a mayor altura del Fuji) y que no podía moverse debido a las heridas que padecía. Su cuerpo sin vida fue hallado el lunes más abajo, en la séptima estación del Fuji, mientras que el de su compañero se encontró a la misma altura de la montaña. Los cuatro miembros restantes de la expedición descendieron de la montaña en la víspera sin sufrir percances.

Con 3.776 metros de altitud y uno de los 110 volcanes activos de Japón, el Fuji es la mayor montaña del archipiélago, así como uno de los destinos turísticos más populares del país asiático, que atrae cada año a decenas miles de personas entre los meses de julio y septiembre.

En ese período, el monte apenas tiene hielo o nieve y dispone de varias rutas abiertas para senderistas aficionados o poco experimentados. Las autoridades niponas desaconsejan escalar la montaña durante el resto del año debido a las condiciones climáticas extremas y al riesgo de avalanchas, solo aptas para alpinistas expertos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios