Top

Olimpismo

Deportistas con un oro en superación

Lesiones, pérdidas familiares, enfermedades o accidentes... España también tiene campeones en levantarse

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
Navegue usando los números

Sergio Asenjo

- Actualizado: Guardado en: Deportes

Con tres roturas de ligamento anterior cruzado en la rodilla derecha y una en la izquierda, muchos futbolistas estarían ya pensando en abandonar el deporte. Sobre todo porque es esa articulación la que puede cambiar el destino de nu futbolista, para bien y para mal. Pero Sergio Asenjo tiene carácter y paciencia para superar una tras otra tanto las operaciones como la dolorosa y larga recuperación.

Fue en el Atlético de Madrid, en 2010, cuando sufrió la primera caída. Un año más tarde recayó cuando defendía la camiseta del Málaga. Volvió a levantarse y la fortuna lo dejó en paz durante tres años. Pero en 2015 volvió al hospital mientras defendía la portería del Villarreal. Y todavía se recupera del calvario en su cuarta incursión a la enfermería. Esta vez, en la rodilla izquierda.

Sin embargo, Asenjo y todo el que lo conoce sabe que se levantará incluso más fuerte, tanto física como mentalmente, que es donde más suelen sufrir los deportistas con lesiones de larga duración. Porque no solo es la cicatriz que se ve, sino el miedo a volver a pisar, a volver a doblar, a volver a caer.

Aunque eso ocurra, Asenjo se pondrá de pie. Una y mil veces. [Entrevista a Asenjo]

Javier Ochoa

Javier Ochoa- EFE
- Actualizado: Guardado en: Deportes

Un accidente cercenó la vida de su hermano y a él le dejó secuelas de por vida. Los ciclistas profesionales Ricardo y Javier Ochoa del equipo Kelme se entrenaban cuando un coche se los llevó por delante. Ricardo no volvió a dar una pedalada, Javier sí, aunque con una parálisis cerebral.

La recuperación fue devastadora para toda la familia. Faltaba uno de los dos hermanos gemelos. Pero Javier continuó adelante con su vida y también con la bicicleta. Recuperó las ganas y la fuerza para pedalear en solitario.

Y también para ganar por él y por su hermano. Acudió a los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, donde ganó el oro en la prueba de combinada en carretera y la plata en persecución; ya en Pekín 2008, consiguió la medalla de oro en contrarreloj y la plata en ruta.

Markel Irizar

- Actualizado: Guardado en: Deportes

Otro ciclista, Markel Irizar, es buen ejemplo de superación. Cuando comenzaba a despuntar en categorías inferiores, recibió el primer golpe: el suicidio de su padre.

Pero siguió pedaleando porque había comenzado a conseguir resultados, y quería volver a sentirse persona, ciclista, hijo. Por orgullo y por homenaje. Sin embargo, la vida le esperaba con otra segunda noticia difícil de digerir: cáncer de testículos.

Decidido a luchar como ya había hecho antes, se sometió a un tratamiento contra el cáncer que siempre es agresivo y que deja secuelas psicológicas. Pero lo primero que hizo después de la quimioterapia fue volver a coger la bicicleta. No entendía la vida, por la que tanto había luchado, sin ella, primero con el Euskatel, hoy con el Trek. Pedaladas de superación.

Jorge Lorenzo

- Actualizado: Guardado en: Deportes

Se rompió la clavícula izquierda en un entrenamiento, pero salió a la parrilla el domingo, apenas 48 horas después de haberse sometido a la operación. Fue en 2013, en Assen, donde Jorge Lorenzo dio una lección de entrega a su deporte y superación porque en la carrera consiguió ser quinto, aunque tuvieron que bajarlo de la moto, dolorido hasta el extremo.

En 2008 también se superó a sí mismo y a los médicos al disputar una carrera con ambos tobillos fracturados. Necesitó ayuda para llegar a la moto y para poder moverse.

Aunque todos los pilotos son ejemplo de devoción por su trabajo. Todos han sufrido caídas y lesiones graves que en otras personas hubieran sido motivo para dejarse abandonar en el sofá. Pero no ellos.

Javier Gómez Noya

- Actualizado: Guardado en: Deportes

Es el mejor triatleta español y del mundo en cinco años consecutivos. Ha ganado Series Mundiales y una plata en Londres 2012, también varias carreras de Iron Man y medio Iron Man. Es un fuera de serie, pero su carrera podía no haber sido así si no se hubiera empeñado en que su corazón era normal para el deporte.

Durante mucho tiempo, Javier Gómez Noya luchó más contra la burocracia y los médicos que contra los rivales. Durante sus primeros años tuvo que probar que era apto para el triatlón porque en una revisión médica le detectaron una malformación coronaria.

Visto lo que ha conseguido, no era ningún problema, pero podía haberlo sido, por eso desde la Federación española s le prohibió competir. Para gnar puntos y carreras, compitió por Francia, hasta que otros médicos confirmaron que no había peligro para él.

Queralt Castellet

- Actualizado: Guardado en: Deportes

La rider española encontró el peor rival fuera de las pistas de esquí. La muerte de su pareja y entrenador Ben Jolly la dejó sin fuerzas ni energías ni para salir de casa. Había sido subcampeona del mundo en half pipe, pero de repente el snowboard dejó de tener sentido para ella.

«Siempre se ha dicho que hay entrenadores que marcan la carrera de algunos deportistas de élite. En mi caso, esta afirmación es absolutamente cierta. Desde que a los 19 años conocí a Ben Jolly di un salto a todos los niveles, configurando en apenas seis años tanto la persona como la deportista que soy hoy día.

Ben se convirtió en mi pareja y en mi entrenador al mismo tiempo. Por primera vez en muchos años, he pasado el verano enteramente en España. No he cogido una tabla. No he pisado la nieve. No he planificado la temporada, que comienza en pocas semanas. Nadie fuera de mi círculo ha sabido lo que ocurrió. Pero siento que debo un reconocimiento público a alguien que puede llevar por primera vez a una rider española a una medalla olímpica», escribió en una emotiva carta.

Bruno Hortelano

- Actualizado: Guardado en: Deportes

El atleta más rápido de España sufrió un accidente de tráfico hace un año donde su mano derecha quedó destrozada. Bruno Hortelano, plusmarquista español de 100 y 200 metros lisos y una de las atracciones españolas en los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, tuvo que hacer frente a la posibilidad de que incluso la perdiera, pero ha sido capaz de recuperar la movilidad y las ganas por seguir corriendo.

Se levantó de las múltiples fracturas en los huesos de los dedos y tendones rotos, de las que fue operado en varias ocasiones. Pero el velocista vuelve a sonreír y a pensar en emular a Usain Bolt, ahora que ha dejado su plaza.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios