Cultura - Toros

El tripartito balear quiere ahora hacer inviables las corridas en lugar de prohibirlas

El PSOE, MÉS y Podemos prevén poner todo tipo de trabas legales y burocráticas a los espectáculos con toros, sin abolirlos, para intentar soslayar posibles problemas futuros con el Tribunal Constitucional

Ponce y Talavante salen a hombros el pasado agosto en Palma de Mallorca
Ponce y Talavante salen a hombros el pasado agosto en Palma de Mallorca - Efe
JOSEP MARIA AGUILÓ Palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en: Cultura , Toros

El inminente pronunciamiento del Tribunal Constitucional (TC) sobre la legalidad o no de la abolición de los festejos en Cataluña está provocando, de manera indirecta, efectos sobre el propósito inicial del tripartito balear de prohibir las corridas de toros en el Archipiélago. Según avanza este domingo el diario «Última Hora», el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos están estudiando ahora mismo varias opciones para intentar soslayar posibles problemas futuros con el Constitucional. Una de esas opciones consistiría en no prohibir directamente los festejos, si bien al mismo tiempo se pondrían diversas trabas concretas para su celebración, lo que de facto supondría que las corridas de toros en Baleares serían inviables.

Cabe recordar que el pasado mes de julio el Gobierno central se puso ya en contacto con el Ejecutivo regional para advertirle de que no tiene competencias para prohibir los festejos taurinos. En el escrito enviado a la Consejería de Presidencia por la Dirección General de Coordinación de Competencias con las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales, se recordaba al Gobierno balear que las corridas de toros están protegidas en toda España por una ley de carácter estatal.

Por su parte, la portavoz del Ejecutivo isleño, la socialista Pilar Costa, indicó entonces que la intención del Govern en relación a la prevista modificación de la Ley de Bienestar Animal era que «antes de que se continúe con la tramitación parlamentaria o se llegue a su aprobación definitiva en el pleno, se puedan hacer las modificaciones oportunas a fin de que se cumpla de forma estricta la legalidad».

El tripartito que preside la socialista Francina Armengol ha puesto en marcha hasta ahora dos iniciativas contra la Fiesta en la Comunidad, una ya aprobada en febrero y otra que todavía está en trámite parlamentario, que es a la que se opone el Gobierno central.

Esa segunda iniciativa, que se tendría que haber aprobado ya el pasado verano, es una reforma de la Ley de protección de los animales que viven en el entorno humano, conocida coloquialmente como Ley de Bienestar Animal. Dicha norma fue aprobada en 1992 por el PP. Los cambios que inicialmente tenía previstos introducir el tripartito en la citada ley suponían la prohibición de las corridas de toros en las Islas y también la supresión de espectáculos como el centenario «correbou» —«encierro»— del municipio mallorquín de Fornalutx.

Sin embargo, para intentar evitar un posible pronunciamiento futuro del Constitucional contrario a esos cambios, el tripartito prevé introducir ahora una enmienda parlamentaria que diga que se prohibirán «las fiestas o espectáculos con toros que incluyan la muerte, la tortura, el maltrato, daño o sufrimiento del animal en público, ya sea en plazas permanentes o fuera de estos recintos o en las vías públicas». De ese modo, aunque técnicamente no se prohibirían los festejos con toros, en la práctica acabaría siendo así.

Paralelamente, el tripartito también estudia introducir en esa misma dirección varias modificaciones en la Ley de Actividades Clasificadas, por ejemplo obligando a todas las plazas a eliminar las barreras arquitectónicas que ahora impiden que las personas con algún tipo de discapacidad puedan acceder a dichos recintos. Asimismo, se fijaría la obligación de que los empresarios taurinos tuvieran que contratar unos seguros de responsabilidad muy altos. El objetivo último de esas y de otras posibles medidas sería el ya señalado, hacer inviable en la práctica la celebración de festejos en Baleares.

En caso de que la citada enmienda relativa a la Ley de Bienestar Animal no pudiera prosperar finalmente durante su tramitación parlamentaria, una posible solución alternativa que también está sopesando ahora el tripartito sería la de presentar una nueva ley en la Cámara regional, que modificase de forma simultánea la Ley de Bienestar Animal y la Ley de Actividades Clasificadas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios