Cultura - Música

«Blue & Lonesome», de los Rolling Stones, canción a canción

Sale a la venta el nuevo disco de la banda británica, con la que hacen un homenaje al blues, el género que dominaba el ambiente de clubes del Londres de los primeros años sesenta

The Rolling Stones
The Rolling Stones - ABC

Producido por Don Was y The Glimmer Twins (Mick Jagger y Keith Richards), los Rolling Stones proponen un puñado de canciones, grabadas en tres días, con las que se alejan de su sonido para zambullirse en el blues. Es su primer disco entero de versiones, aunque su debut, de 1964, solo contenía un tema propio. Y hacen gala de una vitalidad impropia de su edad, poniendo un especial mimo para respetar el espíritu original de las canciones. Es un gran homenaje al género y un capricho: no son melodías obvias, con las que probablemente hubieran seducido a más compradores. Keith habrá sido feliz con esta grabación cruda, donde lucen todos los intérpretes, pero dejan el protagonismo a Mick.

«Just Your Fool»

Primer single y canción que abre el disco. La compuso Buddy Johnson (1915-1977) y la grabó con su orquesta en 1953 y la voz de su hermana Ella Johnson. Era un hombre acostumbrado a situar sus canciones en los primeros puestos de las listas de R&B durante los años cuarenta –como «Since I Fell for You»– aunque luego no aguantó el empuje del rock & roll. La versión de los Stones sigue las pautas, sin embargo, de la que hizo Little Walker en 1960. Así que Mick Jagger tiene que esforzarse con la armónica, como en otros muchos pasajes del disco, para igualar esa gran introducción de su predecesor. Los Stones nos arrastran pronto a la atmósfera de un bar lleno de humo y caras curtidas.

«Commit a Crime»

Mick Jagger ya había interpretado este tema nada menos que con Jeff Beck a la guitarra y Booker T al teclado, y lo hicieron en la Casa Blanca en 2012. «Nadie pasa por la vida sin alegría y dolor, triunfos y penas. El blues transmite todo eso, a veces con una sola letra o una nota», dijo Obama. El cantante se quedó con la copla y la recupera ahora. En «Commit a Crime» invocan el espíritu de Howlin’ Wolf (1910-1976), uno de los más peculiares músicos de blues, con esa voz que, efectivamente, parece la de un lobo aullando, estilo que luego imitó Tom Waits. Cuenta la dura historia de un hombre que sospecha que su chica le está envenenando poco a poco. Destaca la energía empleada por Jagger por dar dramatismo al asunto.

«Blue and Lonesome»

Memphis Slim (1915-1988) fue un prolífico compositor y magnífico pianista de blues. Grabó en 1949 este tema prototípico del género –«Mi amor se ha ido lejos de mí», dice su letra– que da título al vigésimo tercer álbum de estudio de los Rolling Stones. Nuevamente se fijan en la versión que realizó Little Walker en 1965. Las guitarras son las protagonistas, acentuando la desolación expresada por Jagger, que de nuevo saca brillo a su armónica.

«All of Your Love»

Solo tenía 32 años cuando murió el guitarrista y renovador del blues de Chicago Magic Sam (1937-1969). «All of Your Love» es otro lamento de desamor que empieza con un alarido de Jagger. A estas alturas puede que los que no estén acostumbrados al blues empiecen a sentirse desanimados, porque lo cierto es que no hay concesiones de cara a la galería.

«I Gotta Go»

El ritmo se acelera, como un tren con prisa, con «I Gotta Go», de Little Walter (1930-1968), un maestro absoluto de la armónica que pone el listón muy alto a Mick Jagger y cuyo espíritu se deja notar en buena parte del álbum. Fue reconocido como uno de los artistas fundamentales en la construcción del rock & roll con su ingreso en su Salón de la Fama. Un tema divertido que da aire fresco al disco.

«Everybody Knows About My Good Thing»

Es uno de los dos temas en los que aparece Eric Clapton, que andaba por los estudios British Grove de Londres grabando su propio material. Sus autores son Miles Grayson y Lermon Horton, y fue grabada por Little Johnny Taylor (1943-2002) en 1971. Esta canción fue una de las que Mick Jagger grabó con el productor Rick Rubin en 1992 y la banda The Red Devils, pero nunca llegó a publicarse. Aquí se recrean en las guitarras, aunque solo fuera por la presencia del astro de la «mano lenta».

«Ride ‘Em On Down»

El tercer single escogido de «Blue & Lonesome», y con él regresan a las profundidades cenagosas del siglo XX. Fue el músico del Delta blues, Bukka White (1906-1977), primo de B. B. King y quien grabó un tema llamado «Shake ‘Em On Down» en 1937. Eddie Taylor (1923–1985) vistió el tema en 1955 con ropajes más vistosos frente a la crudeza de Bukka y la llamó «Ride ‘Em On Down». Los Stones la tocaban al comienzo de su carrera, y ahora la retoman con la sabiduría de tantos años en la carretera.

«Hate to See You Go»

Segundo single y nuevo lamento porque la chica se ha ido. Y de nuevo aparece el fantasma de Little Walter. Los Stones respetan ese sabor añejo pero a la vez innovador del músico de Luisiana.

«Hoo Doo Blues»

Un asunto en el que están familiarizados los Stones: el vudú. El tema está firmado por el compositor y arreglista Jerry West con Otis Hicks, este último conocido como Lightnin’ Hopkins (1912-1982), poco amigo de los adornos y que fue quien grabó la primera versión. Es una de las canciones escogidas para el disco más desconocidos y crudas del álbum.

«Little Rain»

Esta composición se mueve a ritmo de iguana en el desierto. Así la grabó en 1959 el excelente guitarrista y cantante Jimmy Reed (1925-1976), mientras describe esa melancólica fina lluvia, nota el peso del paso del tiempo y echa de menos a su amada. La guitarra marca el ritmo y la armónica adorna esos lentos andares. Gran elección.

«Just Like I Treat You»

Vuelve la marcha con «Just Like I Treat You». Willie Dixon (1915-1992), productor de Chess Records, bajista y compositor de un sinfín de legendarias canciones de blues interpretadas por gentes como Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Bo Didley, Jeff Beck o los mismos Rolling Stones («I Want To Be Love»). Dixon también fue incluido en el Rock and Roll Hall of Fame a título póstumo. Esta versión resulta divertida y recuerda a los primeros tiempos de Keith Richards y compañía.

«I Can’t Quit You Baby»

De nuevo Willie Dixon y segunda aportación de Eric Clapton. Es el tema más largo del álbum (5:13), y Jagger tiene que hacer grandes esfuerzos para esas subidas y bajadas de tono. Tiene un antecedente difícil de superar, el de la voz de Robet Plant, ya que Led Zepellin también la grabó para su primer disco de 1969.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios