El escritor Junot Díaz
El escritor Junot Díaz - ELENA CARRERAS

Junot Díaz dimite como presidente del Pulitzer tras ser acusado de abuso sexual

El escritor, que en 2008 logró el prestigioso premio, estaba a la cabeza de la junta que lo concede desde abril

MadridActualizado:

El escritor Junot Díaz (Santo Domingo, República Dominicana, 1968) ha dimitido como presidente de la junta que concede el prestigioso premio Pulitzer. La dimisión, que fue hecha pública por la organización del galardón a través de un comunicado, llega pocos días después de que varias autoras acusaran a Díaz de agresiones sexuales. «La junta del Pulitzer ha autorizado que se lleve a cabo una investigación independiente de las alegaciones de mala conducta contra uno de sus miembros, Junot Díaz. El señor Díaz ha asegurado su conformidad con dicha investigación y está dispuesto a colaborar con la misma. El señor Díaz fue elegido presidente de la junta en abril. Él ha pedido renunciar a este cargo, y la junta ha aceptado su dimisión», asegura la nota. Sin embargo, el escritor seguirá formando parte de la junta del premio y Eugene Robinson, que le precedió en el cargo, asumirá la presidencia de forma interina.

Hace apenas una semana, Díaz, que logró el Pulitzer en 2008 por su novela «La maravillosa vida breve de Óscar Wao», canceló todos sus actos en el Festival de Escritores de Sídney después de que fuera acusado por otra autora de haberla agredido sexualmente en el pasado. La escritora Zinzi Clemmons hizo la acusación durante una charla en la que preguntó a Díaz sobre el artículo que a principios de abril publicó en «The New Yorker», donde confesaba que fue violado a los 8 años.

Clemmons le pidió que explicara por qué la trató así hace seis años, cuando era estudiante en Columbia. Posteriormente, la autora relató en Twitter que invitó a Díaz a un taller de literatura y que él «lo aprovechó como una oportunidad para arrinconarme y besarme a la fuerza. Ni de lejos soy la única a la que ha hecho esto». Tras la revelación de Clemmons otras escritoras, como Carmen María Machado o Monica Byrne, también relataron a través de las redes sus desagradables experiencias con Díaz.

Tsunami mediático

El autor respondió a las acusaciones mediante un comunicado en el que aseguró que asumía la «responsabilidad por mi pasado». «Esta es la razón por la que tomé la decisión de decir la verdad sobre mi violación y sus dolorosas consecuencias. Este diálogo es importante y debe continuar. Escucho y aprendo de relatos de mujeres de este movimiento esencial», añadió.

Un auténtico tsunami mediático que hizo que la escritora Mary Karr recordara, también en Twitter, que David Foster Wallace, con el que mantuvo una relación y de cuyo suicidio se cumplirán diez años en septiembre, llegó a lanzarla una mesa e «intentó empujarla desde un coche en marcha». «Me pateó. Trepó por el balcón de mi casa una noche. Siguió a mi hijo de 5 años, de casa al colegio. Tuve que cambiar mi número de teléfono dos veces, y aún así él lo conseguía. Durante meses, continuó llamándome», contó Karr, que además aseguró que, en su momento, lo puso en conocimiento de D. T. Max, biógrafo de Foster Wallace, y del «New Yorker», pero que no pasó nada «porque era blanco».