El espía custodiando el «Salvator Mundi» durante su exposición en Hong Kong
El espía custodiando el «Salvator Mundi» durante su exposición en Hong Kong - AFP

El agente que hundió la CIA en China trabajaba para Christie's como tapadera

La casa de subastas se desvincula del acusado de revelar secretos, que fue detenido el día 15 en el aeropuerto de Nueva York

Actualizado:

Cuando se hicieron públicas un par de fotos del agente Jerry Chun Shing Lee (Zheng Cheng Li) con un pinganillo en la oreja como parte del personal de seguridad de la casa de subastas Christie's Hong Kong, se conoció la tapadera de uno de los espías que más daño ha hecho a la CIA en los últimos años. Su trabajo le llevó a aparecer delante del «Salvator Mundi», el célebre cuadro atribuido a Leonardo que batió todos los récords el pasado año y se vendió po 450,3 millones de dólares en una puja que lo llevará al Louvre de Abu Dabi.

En torno al caso abunda el arte, el dinero, los lujos, los secretos y mucha especulación. Uno de los episodios más novelescos del espionaje americano ha sido la detención, hace solo unos días, de un exagente de la CIA que había estado revelando secretos con graves consecuencias, puesto que puso en conocimiento del Gobierno de Pekín la lista de informantes encubierta de los americanos, y todos fueron «eliminados» o detenidos, uno a uno, en cadena. Al parecer, Shing Lee también habría puesto en peligro los contactos de la CIA ante el Gobierno de Rusia.

Lo que se ha sabido ahora es que la tapadera de Shing Lee, uno de los agentes con más poder en China durante años, era un simple puesto de seguridad en la casa de subastas Christie's de Hong Kong. El trabajo le llevó a aparecer, serio y encorbatado, en una foto junto al «Salvator Mundi», que fue realizada durante su estancia en la ciudad china.

Otra imagen de Shing Lee en las instalaciones de Christie's, publicada en China
Otra imagen de Shing Lee en las instalaciones de Christie's, publicada en China

Según informan diversas fuentes, un portavoz de la afamada casa de subastas confirmó que han «suspendido a un empleado afectado por una investgiación criminal». El comunicado del Departamento de Justicia estadounidense ha identificado al exagente, que fue detenido en el aeropuerto neoyorquino John F. Kennedy el pasado día 15. No se conoce el motivo por el que se arriesgo a pisar suelo americano, pero ahora los delitos que se le imputan podrían costarle 10 años de cárcel.

De acuerdo a lo que Christie's puso en un comunicado, el empleado ha trabajado como guardaespaldas de los responsables de la compañía durante los últimos 20 meses. La casa de subastas deja claro que no tiene nada que ver con los asuntos que se juzgan y no quiere comentar nada más.

¿Qué hacía entonces con el pinganillo junto al supuesto Leonardo? Al parecer, según informó Christie's, sus labores se centraban en la seguridad de las instalaciones y el equipo directivo de la casa en Hong Kong.

Desde 1994 trabajaba para la CIA, donde tuvo el máximo nivel de seguridad. En sus contratos firmaba una gran cantidad de acuerdos de confidencialidad, que después se ha saltado. Parece ser el responsable de uno de los casos más graves de los últimos años. Por eso pudo revelar la red de confidentes y agentes de la CIA en China. Pero el agente dejó ese empleo en 2007, tras comprobar que no podía medrar más en la agencia. Siguió viviendo en Hong Kong, y ahora sabemos a qué dedicaba sus esfuerzos últimamente.

En 2012 se le encontró, durante una estancia familiar en Florida, en posesión de secretos de la CIA en un registro judicial de la habitación del hotel en que se hospedaba. Entre ellos destacaban dos libros con las citas y actividades de los informantes de la agencia en China, sus nombres reales y los teléfonos, así como los pisos e instalaciones que utilizaban para sus actividades.

[Lee aquí la crónica de su detención y los cargos que se le imputan]