Los autores españoles reclaman que las redes sociales paguen derechos

Tras dos días de reuniones en Bruselas, han firmado un manifiesto que entregarán a la Comisión Europea

Corresponsal en BruselasActualizado:

Más de setenta autores y de organizaciones de gestión de derechos de autor reclamaron ayer a las instituciones comunitarias que refuercen la legislación para que las plataformas digitales como Facebook, Twitter, Google, YouTube, Instagram o SoundCloud paguen también por los contenidos protegidos por derechos de autor que difunden sus usuarios. Los autores de toda Europa entienden que puesto que esas plataformas obtienen «ingentes cantidades de dinero con los contenidos de todos los autores y no sólo los músicos, creemos que es justo que se regule para que los afectados obtengan una remuneración justa». Los autores han firmado un manifiesto que entregarán a la Comisión después de dos días de reuniones en la capital comunitaria.

En representación de la SGAE ha acudido su vicepresidente Javier Losada, junto con los artistas Jorge Pardo y Juan Antonio Simarro. Todos participan en un encuentro bautizado como «Meet the Authors» organizado en Bruselas por el Grupo de Sociedades Europeas de Autores y Compositores (GESAC) con el objetivo de sensibilizar a las instituciones europeas sobre la necesidad de una regulación adecuada. Esta organización afirma representar a 32 entidades de gestión de 27 países y más de 1 millón de creadores de música, contenidos digitales, artes visuales, literatura y artes escénicas.

Los autores europeos reclaman en primer lugar que se retire la consideración de «puerto seguro» (safe harbour) del que gozan las plataformas de intercambio de vídeos como Facebook, Twitter, Google o YouTube porque reproducen y ponen a disposición del público las obras protegidas por derechos de autor. El concepto de «puerto seguro» les permite desvincularse de la responsabilidad de los derechos de los contenidos que suben a la red sus usuarios. Según Losada, esta consideración ponen en peligro la viabilidad de la industria de creación que depende «de que el autor sea remunerado, aunque sea minimamente porque los autores deben poder vivir dignamente, aunque sus obras no sean grandes éxitos mediáticos». Sin embargo, lo que sucede es que las plataformas de redes sociales están cotizando en bolsa y repartiendo dividendos entre sus accionistas. Losada llamó la atención del hecho de que estén haciendo una competencia desleal a otras plataformas de pago como Spotify, Netflix, iTunes o Deezer que si que pagan derechos de autor correspondientes.