Ciencia

Una nube «imposible» en Titán desconcierta a la NASA

Su presencia solo puede explicarse a través de un fenómeno totalmente nuevo en la química de la atmósfera

El brillo del Sol se refleja en Titán - NASA/JPL/Univ. Arizona/Univ. Idaho
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en:

Titán es una luna de Saturno muy extraña. Está cubierta por una densa y amarillenta atmósfera de nitrógeno, y en su fría superficie hay océanos de metano y etano. Tanto es así, que en el caso de que hubiera vida esta podría ser totalmente extravagante y distinta a la terrestre.

Recientemente, los científicos de la NASA han descubierto otra cosa completamente desconcertante, tal como han publicado recientemente en la revista «Geophysical Research Letters». Se trata de una nube congelada cuyo origen resulta «imposible» de explicar si no es a través de un modelo completamente nuevo.

El misterio se encuentra en una nube hecha de un compuesto de carbono y nitrógeno llamado dicianoaceileno (C4N2), uno de los ingredientes que contribuyen a darle su color anaranjado a la atmósfera de Titán.

Modelo de la «química del estado sólido» en el interior de «copos» de hielo en Titán
Modelo de la «química del estado sólido» en el interior de «copos» de hielo en Titán- NASA's Goddard Space Flight Center

Este compuesto fue descubierto hace años por la vetusta Voyager 1, pero entonces surgió un problema: por mucho que lo intentasen, los números no cuadraban y los científicos no encontraban el vapor de dicianoaceileno necesario para explicar la presencia de ese tipo de nubes.

Pero la nave Cassini ha aportado por fin la solución de este enigma. Gracias a un instrumento capaz de medir la composición química de la atmósfera, se ha detectado una nube congelada de C4N2 formada a una gran altura, en el equivalente de Titán de la estratosfera terrestre.

«La aparición de esta nube helada va contra todo lo que sabemos sobre las nubes de Titán», ha explicado en un comunicado de la NASA Carrie Anderson, investigador del «Goddard Space Flight Center», en Maryland, Estados Unidos.

En Titán lo habitual es que las nubes se formen por condensación de metano, al igual que pasa en la Tierra con el agua. Pero en la estratosfera, ocurre algo distinto: los vientos alejan a las nubes de metano de los polos, y como resultado estas se van hundiendo en capas cada vez más frías de gas. El problema es que este mecanismo requeriría que hubiera 100 veces más vapor para formar hielo, después de la condensación.

Por eso, el equipo de Anderson ha trabajado en una explicación alternativa. Creen que para explicar este fenómeno hay que fijarse en la «química del estado sólido», un conjunto de reacciones en las que están involucradas las formas sólidas del C4N2.

La cuestión es que en la atmósfera de Titán, ocurren una serie de reacciones en el interior de las particulas sólidas de hielo (similares a pequeños copos de hielo), que explican que el vapor y el hielo no estén en el equilibrio esperado. El secreto es que el C4N2 no entra en contacto directo con la atmósfera.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios