La top model Isabeli Fontane luce un bañador de Dolores Cortés
La top model Isabeli Fontane luce un bañador de Dolores Cortés - A. de Antonio/De San Bernardo
Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

Femineidad y elegancia en los desfilesde Ion Fiz y Dolores Cortés

En el primer desfile doble de esta edición de la MBFWM compartieron espacio la ropa de baño de Dolores Cortés y las propuestas atrevidas del diseñador Ion Fiz. El ministro de Cultura Íñigo Méndez de Vigo presenció el desfile

Actualizado:

Y como la agenda de estos cinco días en la pasarela Mercedes-Benz es apretada, dos diseñadores comparten espacio: Dolores Cortés con su ropa de baño y el modisto bilbaíno Ion Fiz. Nada en común. Sigo sin entender estos desfiles dobles. Se restan protagonismo y comparten negatividades.

Sin embargo, las propuestas de Dolores Cortés en el cuerpo 10 de la top brasileña Isabeli Fontana apuntaban a un éxito de presentación. Y así fue. Poder contemplar de cerca a la que durante ocho años ha sido un ángel de Victoria’s Secret vestida con unas propuestas de baño de la diseñadora valenciana ha sido todo un lujo.

Del mismo modo que, el año pasado, esta misma firma nos hizo disfrutar con su desfile de la mano de la modelo Beatriz Barros. Es una forma de celebrar que en 2018 cumple 65 años la firma que creó su madre y que ahora tiene una gran proyección internacional gracias a ella.

Más que en las formas o en los cortes, esta firma tiene algunas cosas muy claras: no caer en lo estridente ni en lo demasiado extravagante. Han sido los estampados tribales, los adornos artesanales y los tejidos con reflejos laminados en oro los que han marcado la diferencia. Están inspirados en los estampados cubistas.

También se presentaron bañadores a base de neopreno recortado y adornado con cuerdas. Y biquinis que daban aspecto de bañador al estar unidas ambas piezas por adornos metálicos. Pero especialmente ha marcado la diferencia Isabeli Fontana, una modelo con curvas. Sí, curvas: no la delgadez extrema que a veces algunas modelos lucen en pasarela.

Cambios

Con unos minutos de diferencia, la pasarela se torna atrevida, pero con unas líneas elegantes. Nunca caerá Ion Fiz en el vulgarismo, por mucho que sus prendas enseñen hombros y marquen curvas. Como el propio diseñador dice: «Las curvas femeninas tienen todo el derecho a ver la luz, sin hacer un disfraz».

Lo curioso de ésta su colección es su fuente de inspiración: Melilla. El diseñador vasco, que estaba de celebración, 15 años, se ha permitido el lujo de hacerse solidario. Ha salido de su lugar de confort y se ha trasladado a esta ciudad para elaborar «Dahi», su colección número 32 para hombre y mujer. En un taller compuesto de mujeres en riesgo de exclusión social ha producido, no sin mucho esfuerzo, esta colección colorista. La mezcla de texturas, de colores, de estilos es la plasmación en las prendas de las cuatro culturas que conviven en la ciudad autónoma: cristianos, musulmanes, hebreos e hindúes.

También destacaron los tejidos en Jacquard y damasco a base de hilos de seda y lino, con bordados y estampados muy ricos que resultaban realmente atractivos para confeccionar prendas de corte muy europeo. Eso sí, adornadas con joyas bereberes cedidas por el museo melillense.

La nota tierna: los niños sobre la pasarela, en su primera colección infantil. Y la nota más sofisticada, la novia que cerró el desfile.