Estilo - Gente

De chaquetas de punto a lencería provocativa, así han cambiado los ángeles de Victoria's Secret

La marca empezó con tan solo 120.000 dólares de presupuesto, dinero que invierten a día de hoy en una pequeña parte de los sujetadores que algunas de las modelos lucirán durante el desfile

Behati Prinsloo
Behati Prinsloo

Victoria's Secret, la famosa marca de ropa interior inició su anual desfile en el año 1995. Se celebró en el Hotel Plaza de Nueva York y las modelos desfilaron con chaquetas de punto y bolsos de mano.

Hoy en día, el desfile anual de Victoria's Secret es considerado como un fenómeno global. Más de 9 millones de personas sintonizan cada año la cadena estadounidense CBS para disfrutar de uno de los eventos más esperados, el «Victori'sa Secret Fashion Show».

Los trajes que las modelos lucieron en 1995 están muy alejados de los que llevan los ángeles en la actualidad. Trajes con colores brillantes y enormes alas que recorren la pasarela hipnotizando a todo el mundo.

En el año 1996, la modelo alemana Claudia Schiffer fue la elegida para posar por primera vez con el sujetador «Million Dollar Miracle Bra», valorado en un millón de dólares. La modelo californiana Tyra Banks se convirtió en la primera modelo negra de la marca en lucir con un impresionante sujetador en 1997 valorado en tres millones de dólares, y repitió siete años más tarde posando con el «Fantasy Bra», adornado con casi 3.000 diamantes y tasado en diez millones de dólares.

Las alas aparecieron por primera vez en 1998. Tuvieron tantísimo éxito que las se convirtieron en principal reclamo del cotizado desfile del año siguiente, en 1999. La ropa interior no perdió fuerza, sin embargo, ya no lucía igual si no iba acompañada por las alas que caracterizaba a las modelos de la firma.

En el año 2000, el desfile se llevó a cabo durante el Festival de Cannes como parte de una campaña contra el Sida. Consiguieron recaudar más de tres millones de euros que fueron donados para la investigación de esta enfermedad.

En 2001, el Victoria's Secret Fashion Show se trasladó a Bryant Park, en Nueva York. La modelo Molly Sims se convirtió en la protagonista por lucir las alas más grandes que se habían hecho hasta el momento. La tendencia se había convertido ya en un icono insustituible.

En 2002 se produjo el primer contratiempo del desfile. La modelo Gisele Bündchen fue duramente criticada por la Organización de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA), por desfilar con pieles en el Lexington Avenue Armory de Nueva York. Tras la polémica, la portavoz de Bündchen, Anne Nelson, indicó que la joven solo cumplía con un contrato y explicó que ella «ama a los animales» y que en ningún momento recibió pieles como pago por su trabajo, ya que «no usa pieles, era sólo un contrato de promoción como cualquier otro».

Al año siguiente la firma apostó por modelos de la talla de Tyra Banks, Gisele Bündchen o Heidi Klum, una de las afortunadas en lucir el sujetador más famoso del mundo hasta en tres ocasiones. En el 2004 en lugar del tradicional desfile, los ángeles se fueron de gira por Estados Unidos visitando cuatro grandes ciudades: Nueva York, Miami, Las Vegas y Los Ángeles.

Al año siguiente el desfile volvió a emitirse debido a la gran insistencia de un amplio público que pedía que los ángeles volviesen a la pasarela. Fue este año el primero en el que la firma apostó por incluir en el desfile a un cantante famoso que acompañase el paso de las modelos. Para la gran inauguración se escogió al británico Seal, esposo por aquel entonces de la modelo Heidi Klum.

En el año 2006, la segunda marca de Victoria's Secret, Pink, hizo su primer debut en la pasarela. Las Spice Girls fueron las elegidas para cantar en el desfile celebrado en 2007. Durante los años posteriores, el evento se consagró como un acontecimiento lujoso que presentaba lencería altamente sofisticada en los cuerpos de las modelos más cotizadas del momento.

En 2009, el espectáculo se fijo en el edifico Lexington Avenue Armory, donde ha permanecido desde entonces. En el año 2011 la firma realizó un desfile temático, con la modelo Adriana Lima a la cabeza, se mostraron diferentes diseños inspirados en los cómics de superhéroes.

El Victoria's Secret Fashion Show, que se encuentra en su 21 edición, ha recorrido un largo camino hasta llegar donde está. La marca empezó con tan solo 120.000 dólares de presupuesto, dinero que invierten a día de hoy en una pequeña parte de los sujetadores que algunas de las modelos lucirán durante el desfile.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios