Diseñadores y directivos del evento en el Hotel Barceló Torre de Madrid
Diseñadores y directivos del evento en el Hotel Barceló Torre de Madrid - EDU DE SAN BERNARDO

Mercedes-Benz Fashion Week Madrid se extiende a toda la ciudad

La tradicional cita de la moda se potencia con desfiles en sitios icónicos de la capital

MadridActualizado:

Rupturista, innovadora y en movimiento. Así promete ser la nueva edición del evento que congrega en la capital española a diseñadores locales e internacionales que anticipan las nuevas tendencias del ecléctico mundo de la moda. Pero este año, el Mercedes- Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) incorpora una gran novedad: su programación no quedará limitada al espacio del mítico Pabellón 14 de la Feria de Madrid-Ifema donde habitualmente se realizan los desfiles, sino que las pasarelas se extenderán por distintos puntos icónicos de la capital tales como la galería de Cristal del Palacio de Cibeles, el Mercado de Antón Martín, el Club Matador y el parque de atracciones. «Cada día habrá un desfile en un lugar emblemático de Madrid», anunció ayer Charo Izquierdo, directora del evento que se desarrollará del 14 al 17 de septiembre y constará de 46 desfiles.

Otras novedades que incorpora la edición número 66 de esta cita clave del diseño de indumentaria es la creación de un «Comité de Moda» que tendrá a su cargo el establecimiento y evaluación de la calidad de las prendas y la puesta en escena de los desfiles. «Además, se tendrán en cuenta aspectos vinculados con la comunicación y el marketing de los diseñadores», añadió Izquierdo, a la vez que destacó que la Semana de la Moda de Madrid está planteada en función de cuatro pilares: calidad, internacionalización, digitalización y sostenibilidad.

Una de las estrellas de MBFWM será, sin lugar a dudas, el diseñador Alejandro García Palomo, creador de la innovadora firma Palomo Spain. Con apenas 25 años, este joven que llegó a formar parte de la Semana de la Moda de Nueva York, es el elegido por grandes personalidades de alcance internacional, como es el caso de Beyoncé y Miley Cyrus.

La gran promesa

«A pesar de mi éxito internacional, el circuito off me sigue interesando, porque me permite crear un espectáculo alrededor del desfile, que es lo que me gusta», cuenta a ABC García Palomo. Y agrega: «Me gusta el circuito independiente porque me aporta una visión completa de mis colecciones». Puesto a determinar qué implicó la llegada de su marca al mundo de la moda española, opina que «trajo frescura, porque no había nada que hablara de un movimiento o que hiciera ruido fuera de las fronteras del país». «A la hora de crear, mi límite es la muerte», concluye.

Si bien los diseñadores se muestran cautos a la hora de dar detalles sobre las sorpresas que se verán en las pasarelas la próxima semana, sí brindan algunas señales que permiten ver por dónde vendrán los cambios. «Habrá modificaciones en el maquillaje y los materiales», adelanta Pepa Salazar, cuyas prendas podrán verse en la Feria de Madrid-Ifema y en una pasarela que se montará en Antón Martín. La diseñadora Dolores Cortés define su participación en MBFWM como un paso más en la internacionalización de su marca: «Apostamos a crecer en el exterior. Trabajamos para Miami y hay posibilidades de hacer algo también para Punta Cana».

También se dará cita la semana próxima en las pasarelas de la Feria de Madrid-Ifema Hannibal Laguna, quien este año cumple tres décadas de trabajo en el mundo de la moda. En diálogo con ABC, el diseñador remarca su «amor por la alta costura» y anticipa una novedad: «Lanzaremos seis fragancias y cada una de ellas tendrá un nombre vinculado con distintas pasarelas». Una de las apuestas más originales del MBFWM es, sin dudas, la de Ion Fiz, que trae a las pasarelas una colección hecha en Melilla por mujeres marroquíes que han sido víctimas de maltrato. El diseñador busca mostrar «un costado más social y humano de la moda». Pero, si hay algún rasgo que identifique a los diseños de estos tiempos, éste es la sostenibilidad. En este punto, Izquierdo es contundente: «Las firmas que no sean sostenibles podrán presumir de pasado, pero no tendrán futuro».