SUCESOS

Pedro, el piloto de la lancha que quiso escapar tras arrollar al pequeño Manuel

Recogió la 'goma' que estaba requisada horas antes del suceso y decidió probarla en Getares. «Se me ha ido el acelerador», dijo cuando lo detuvieron

Actualizado:

Pedro Manuel B. F., de 38 años, decidió salir al mar el pasado lunes después de haber recogido la lancha que le habían requisado semanas antes por ir sin papeles. A los mandos de su semirrígida de 300 CV y algo más de siete metros de eslora se dirigió hacia la playa algecireña de Getares. Comenzó a 'probarla' cerca de la orilla en una zona sin balizar acompañado de un amigo. Según los testigos se pusieron a hacer giros a toda velocidad y a «tontear». Hasta que Lolo, el piloto de otra embarcación, les llamó la atención. Estaba pescando con su hijo y les reprendió. La respuesta que tuvo Pedro Manuel ya se conoce. Giró de manera repentina y se estrelló contra el otro barco. El pequeño Manuel, con 9 años recién cumplidos, no sobrevivió al impacto.

Como ya informó LA VOZ, tras el choque Pedro intentó huir con la lancha pero su acompañante le quitó las llaves y se tiró con ellas al agua. Cuando la Guardia Civil fue a por él dijo que se le había «ido» el acelerador. Este miércoles la Policía confirmaba que además dio positivo en alcoholemia, aunque esta circunstancia solo tiene castigo penal si se comete en vía terrestre.

Aún así, no es la primera vez que este individuo se enfrenta a la justicia. Según fuentes consultadas tiene antecedentes por narcotráfico, y por otros delitos, y cumplió dos años de condena en prisión.

Las autoridades insisten en referirse a este suceso como «accidente». No se produjo en una persecución, en un tiroteo o durante un alijo... es cierto, pero el hecho de que la lancha hubiera sido requisada sin documentación, transportando bidones de gasoil que podían servir de suministro a otras, y que los implicados tengan vínculos con clanes de narcos conocidos por las fuerzas policiales ha avivado la idea de que al final «todo está relacionado».