INDUSTRIA NAVAL

Navantia y Arabia Saudí ultiman los detalles de un megacontrato

El acuerdo, que aún no está cerrado, es el mayor de la historia de los astilleros y supone la construcción de cinco corbetas entre Ferrol y la Bahía

Gira de la fragata española 'Méndez Núñez' en 2013 por Arabia Saudí. La imagen corresponde al puerto de Jeddah - LA VOZ
JAVIER RODRÍGUEZ - @JavierLaVozCádiz - Actualizado: Guardado en:

La relación comercial que mantienen Navantia y la Marina de Arabia Saudí desde hace varios años puede culminar en breve con la firma de un megacontrato. Se trata de la construcción de cinco corbetas de la serie Avante 2.200, similares a los cuatro Patrulleros de Vigilancia Oceánica (POV) que se construyeron entre 2007 y 2012 en el astillero de Puerto Real para Venezuela. Todo apunta a que la firma del acuerdo es inminente.

La inversión ronda los 3.000 millones de euros y supondría carga de trabajo durante, al menos, cinco años, tanto para las factorías gallegas como para las de la Bahía. El contrato prevé más de 2.000 empleos entre Galicia y Cádiz, según han avanzado fuentes consultadas.

El Gobierno saudí anunció a mediados de 2010 su firme intención de renovar y modernizar la flota. Para ello, puso sobre la mesa un presupuesto de 92.000 millones de euros para comprar destructores, fragatas y submarinos a medio y largo plazo. Se inició, de esta forma, una carrera internacional para lograr alguno de estos suculentos contratos. Francia, Alemania, España y Estados Unidos, entre otros, mostraron interés por la oferta. En marzo de 2012 una misión del Gobierno saudí visitó los astilleros de Ferrol y comprobó 'in situ' el sistema de trabajo de Navantia en cuanto a construcción militar se refiere.

Contactos en Riad

La relación entre el monarca español Juan Carlos I y el Rey Abdalá ha ayudado, en cierto modo, a situar a España entre los países preferentes para el reparto del pastel. De hecho, don Juan Carlos visitó Riad en la primavera de 2013, acompañado por una delegación de empresarios españoles, y abordó futuras inversiones entre ambos países con el sucesor del Rey Abdalá, su hermano, el príncipe Salman, a la vez ministro de Defensa y responsable máximo del proyecto naval.

La inversión ronda los 3.000 millones de euros y prevé carga de trabajo para más de cinco años y 2.000 empleos

Los contactos entre España y Arabia Saudí continuaron y Navantia, ante las expectativas de negocio en la zona del Golfo Pérsico, abrió una oficina en Catar para atender las ofertas que surgieron también de Emiratos Árabes. El contrato con la Marina saudí tomó forma, precisamente, en 2013 cuando su Marina confirmó el interés por las fragatas españolas F-100. De hecho, la 'Méndez Núñez' realizó una gira de promoción por Arabia para que los saudíes comprobaran su diseño y tecnología.

Los saudíes dejaron clara su intención de incorporar a sus nuevos barcos uno de los sistemas de combate más avanzado, el ‘Aeigs’. Este potente sistema de acción es norteamericano, Lockheed Martin, pero fue desarrollado también por España, a través de Navantia, como socio tecnológico. La decisión de Arabia Saudí de incorporar el ‘Aeigs’ a su flota dejó entonces a la empresa española en una situación preferente. Este sistema de combate se integra en la Unidad de Sistemas FABA, en San Fernando.

Bendición del Gobierno

Todo el operativo para que España se hiciera con el primer contrato naval de Arabia iba sobre ruedas, sin embargo, en enero de 2015, la muerte del rey Abdala, enfrió de alguna forma su adjudicación. El Gobierno de Riad retomó el pulso al proyecto a finales del año pasado y, según fuentes consultadas por LA VOZ, el acuerdo está en su etapa final. De hecho se esperaba su firma para las próximas semanas, ya que cuenta con la bendición de la SEPI, sociedad a la que pertenece Navantia, pero el resultado de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre en España marcan el retraso del acuerdo.

No obstante, los Reyes de España realizarán una visita oficial a Arabia el próximo 16 de febrero, según ha anunciado el embajador del Reino de Arabia Saudí en España, el Príncipe Mansour Bin Khalid Alfarhan Al-Saud, aunque este viaje todavía no ha sido comunicado de forma oficial por la Casa Real española.

Los primeros buques que demanda Arabia son similares a los cuatro patrulleros que se construyeron en Puerto Real para Venezuela

El acuerdo que se espera con Arabia Saudí supone un importante balón de oxígeno para las arcas de Navantia, que se encuentran en una situación financiera delicada después de cinco años de pérdidas. Pese a que la empersa ha ido amortiguando los números rojos, en 2014 cerró el ejercicio con un déficit de 29 millones de euros, el acumulado arroja un saldo negativo de casi 3.000 millones de euros de deudas a largo plazo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios