Irene Díaz, minutos antes de evacuar su casa en Miami.

Una gaditana, en el ojo del huracán Irma

Irene Díaz relata cómo afronta la llegada al sur de Florida del mayor ciclón registrado en el Atlántico

Así ha sido su experiencia tras abandonar su casa en Miami y recorrer 450 kilómetros en coche para llegar a Tampa

CádizActualizado:

Vientos monstruosos de casi 300 kilómetros por hora, lluvias torrenciales, inundaciones y tornados. ¿Sería capaz de enfrentarse a la furia desatada de la naturaleza?.

Cuando la gaditana Irene Díaz llegó a Miami hace un año con un programa de intercambio de profesores no se imaginaba que se vería obligada a dejar su domicilio por culpa del «el huracán más grande y potente del Atlántico». Irma ha llegado a alcanzar un diámetro aproximado de 650 kilómetros, lo que equivale a ocupar una superficie mayor que Uruguay.

La gaditana vive con su gata Lola en una casa baja con jardín y ha tenido que evacuar. La virulencia de Irma ha obligado a seis millones de personas a hacer las maletas y huir de Florida. Aerolíneas como Delta o American han reforzado sus vuelos y han aumentado plazas disponibles pero conseguir un billete de avión (a un precio razonable) antes de que cierren los aeropuertos ha sido imposible para muchos vecinos por el aluvión de desplazados.