SUCESOS | CÁDIZ - TENERIFE

Un detenido por lanzar botellas a la Policía en el recibimiento del autobús del Cádiz

La investigación continúa abierta y no se descartan más arrestos tras los altercados sucedidos durante el recibimiento del autobús del Cádiz

El arrestado, de 22 años, es miembro de la sección chiclanera de Brigadas Amarillas, y ha quedado en libertad con cargos

Actualizado:

Una persona fue detenida este jueves tras participar en los altercados con la Policía en el recibimiento del autobús del Cádiz previo al partido de play-off contra el Tenerife. Según ha podido saber este periódico, el arrestado es un vecino de Chiclana de 22 años y miembro de la sección Kriptonita del colectivo Brigadas Amarillas. Se le acusa de atentado a la autoridad y desorden público por lanzar botellas de vidrio a los agentes cuando éstos participaban en el dispositivo de seguridad establecido. Tras pasar a disposición judicial ha quedado en libertad con cargos a la espera de juicio.

La investigación de los hechos continúa abierta con el fin de identificar a más personas que pudieron provocar los tumultos. Por tanto, no se descarta que en los próximos días haya más detenidos.

Como resultado de estos altercados cuatro agentes resultaron heridos y requirieron de atención médica. Uno de ellos por cortes y otros por contusiones y esguince cervical.

Como se recordará, pasadas las siete de la tarde el autobús del equipo amarillo enfilaba la Avenida León de Carranza con dirección al Estadio y miles de cadistas se concentraban ya a la altura del Pabellón Ciudad de Cádiz para recibir a los jugadores. El autocar iba custodiado por varios furgones para evitar incidentes ante tal concentración de personas pero algunos aficionados intentaron impedir que el vehículo avanzara tirando botellas e increpando a los policías. Según testigos presenciales, un grupo de ellos llegó incluso a tirar el puesto a un vendedor ambulante para coger las latas que vendía y tirárselas a los agentes.

Ante tal situación, los policías de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) fueron apartando a los que se ponían por medio. Algunos de los implicados intentaban acercarse al autobús para desbloquear las puertas y así obligar a que el vehículo parara.

La lluvia de botellas no cesaba por lo que en ocasiones los agentes tuvieron que hacer uso de sus defensas contra los que estaban provocando tumultos como medida de control de la situación y evitar riesgos mayores ante la masiva aglomeración de gente.

Llegados ya al Estadio Carranza, cuando no estaba ni siquiera el equipo en la calle, algunos de estos aficionados continuaron increpando y lanzando botellas y latas desde varios metros de distancia contra los agentes.

Entre los identificados se encuentran más miembros de grupos radicales como un conocido componente de Brigadas Amarillas que ya ha protagonizado otros encontronazos con la Policía, teniendo que pasar incluso por los juzgados como investigado.