TRAS LA CAÍDA PARCIAL DEL TECHO

Las clases regresan a la Casa de las Artes de Cádiz

Se han habilitado de manera excepcional unas entradas alternativas pero los padres se muestran preocupados por la seguridad de las instalaciones

Actualizado:

Este jueves se han retomado las clases vespertinas de danza y música en el Conservatorio de la Casa de las Artes de Cádiz después de que el pasado martes se desprendiera el techo de las instalaciones.

Para permitir recobrar la actividad que había sido suspendida en el centro se han habilitado de manera excepcional unas entradas alternativas. Esta medida también ha sido consultada con Protección Civil con el fin de garantizar la seguridad de toda la comunidad educativa, recibiendo su visto bueno.

De otra parte, los directores de la Casa de las Artes de Cádiz han mantenido hoy una reunión técnica en la delegación territorial de Educación con el fin de evaluar las medidas establecidas por los técnicos de la APAE (Agencia Pública Andaluza de Educación) tras su visita a las instalaciones. Además, se ha trazado una hoja de ruta de las acciones que se están tomando hasta el arreglo definitivo del porche exterior del edificio. Así pues, a partir de mañana viernes una empresa apartará el material apilado y retirá el falso techo.

Los padres, preocupados

Afortunadamente, la caída del falso techo no provocó daños personales. Sin embargo, los padres continúan indignados porque « desde el 2 de marzo se sabía que la cubierta del techo estaba en mal estado». Ese día, señalan las ampas de ambos conservatorios, se descubrieron separaciones en las planchas del techo. Desde la dirección del centro se habría enviado un informe tanto a la Delegación de Educación como a la Agencia Pública de Educación de Andalucía (APAE, responsable de la construcción y mantenimiento de los centros) en la que se advertía del peligro.

Los padres se muestran preocupados por la decisión de retomar, desde la tarde de hoy jueves, las clases de danza y música en la Casa de Las Artes. Consideran que habilitar, aunque sea de manera excepcional, las entradas de emergencia es un parche y se interrogan sobre la seguridad y viabilidad de esta decisión. No quieren que, habiendo salvado la desgracia, ocurra ningún accidente que se pueda evitar.

«Desidia» e «ínfimos presupuestos»

Desde el colectivo de padres no se duda en calificar de «desidia» la actitud de la Junta hacia el centro, en especial, por no arreglar un problema que pudo devenir en una tragedia. Además, recuerdan los problemas que ha arrastrado el centro desde su inauguración en septiembre de 2012.

Así por ejemplo, recuerdan los cortes de luz, el último en febrero de 2017, que han sufrido las instalaciones situadas en la barriada de Astilleros.