El equipo de Gobierno comienza el nuevo curso político con varias asignaturas a resolver. Entre ellas, conseguir aprobar un nuevo presupuesto.
El equipo de Gobierno comienza el nuevo curso político con varias asignaturas a resolver. Entre ellas, conseguir aprobar un nuevo presupuesto. - FRANCIS JIMÉNEZ
MUNICIPAL

Cádiz, una ciudad en punto muerto

La falta de inversión y la inexistencia de un nuevo presupuesto hacen que la capital esté, según los grupos de la oposición, «sin rumbo y paralizada»

CÁDIZActualizado:

Llegado el mes de septiembre e iniciado ya el nuevo curso político, la tensión en San Juan de Dios se puede cortar con un cuchillo. La confirmación de que este año 2017 no habrá presupuesto municipal ha supuesto un auténtico jarro de agua fría para los grupos de la oposición y ha servido para distanciarlos aún más del equipo de Gobierno. PP, PSOE y Ciudadanos han hecho una especie de frente común ante lo que denominan una «desastrosa gestión» por parte de Podemos y Ganar Cádiz, que en su opinión está provocando que la capital gaditana esté «sin rumbo y sumida en la más absoluta parálisis».

Cádiz ha vivido un final de verano no exento de polémica: un proceso de municipalización inacabado y con la amenaza de que pueda ser paralizado, la aparición de roedores por la playa y la vía pública, numerosas colas de personas para pedir hora en la puerta de la delegación de Asuntos Sociales poniendo de manifiesto la ineficacia del sistema de petición de citas en vigor, o el desmantelamiento de las acampadas de personas sin hogar en jardines y plazas públicas del casco histórico.

A este escenario, se une el anuncio de falta de presupuesto para este año, después de que tanto el alcalde, José María González Santos, como el concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, hayan declarado públicamente en reiteradas ocasiones que las cuentas estaban «en el horno», «a punto de salir», «ultimadas», o «en su recta final». Pero lo cierto es que, tal y como dicen los grupos de la oposición, los presupuestos de 2017 «ni están ni se les espera».

El equipo de Gobierno ha condenado por tanto a la ciudad a culminar este ejercicio sin contar con una sola inversión municipal, asumiendo que el dinero que llegará a la capital procederá de otras administraciones, como la Diputación provincial de Cádiz, con los fondos del Plan Invierte, o el Gobierno central, con los Edusi.

Las actuaciones del Plan Invierte ya están definidas y aprobadas en el pleno con la abstención de la oposición, que considera que se les ha ninguneado tanto a los grupos políticos como a los propios vecinos. Pero para poner en marcha los Edusi será necesaria una consignación presupuestaria con cargo al Ayuntamiento, algo que este año se hace ya practicamente inviable.

El malestar de los vecinos con el equipo de Gobierno no es nada nuevo. Un claro ejemplo ha sido el nuevo Reglamento de Participación Ciudadana, que a pesar de aprobarse a finales del pasado año 2016, aún no se ha puesto en marcha. Es más, todavía no han pasado por el Pleno las alegaciones presentadas por un grupo de colectivos y ciudadanos particulares y que consistían, básicamente, en una enmienda a la totalidad al documento aprobado a iniciativa del movimiento vecinal. A juicio de los vecinos , «al equipo de Gobierno no le interesa» que este Reglamento se ponga en marcha y no cuentan con la garantía de que el alternativo, que según la oposición está «auspiciado por Podemos», tenga el respaldo suficiente para sustituir al vecinal.

Otra de las asignaturas pendientes para los próximos meses es la puesta en marcha del Reglamento Orgánico Municipal (ROM) que regirá el funcionamiento interno del Ayuntamiento y, por ejemplo los plenos, con sesiones maratonianas y con múltiples interrupciones por parte de ciudadanos y colectivos decepcionados con la gestión municipal.

Un impulso a la política social

La política social, además de la económica, es otro de los grandes escollos del equipo de Gobierno. La concejal del ramo, Ana Fernández, está recibiendo casi a diario críticas por su gestión. Además del «caótico» sistema de petición de citas, que provoca grandes colas cada quince días, también hay otros asuntos que abordar, como el plan estratégico, las personas en riesgo de exclusión social, la colaboración con distintas entidades, la cooperación o la atención a menores.

Por otro lado, han pasado ya cerca de dos años desde que la Fundación Municipal de la Mujer no cuenta con un gerente. Además, la concejal de la Mujer, Ana Camelo, no ha respondido ni llevado a Pleno los recursos de alzada presentados por dos de los candidatos, al igual que los recursos presentados por la oposición a este respecto y en los que se solicitaba la nulidad del procedimiento.

En el capítulo de Fiestas, está pendiente el nuevo diseño del concurso. El equipo de Gobierno apuesta porque sean los propios autores los que se hagan cargo de esta organización. Tras el éxito de la batalla de coplas este verano como alternativa a las barbacoas en la celebración del Trofeo Carranza se abre un nuevo camino para que el próximo año 2018 se puedan introducir novedades y mejoras dada su gran aceptación.

El nuevo curso político que acaba de comenzar se presenta por tanto cargado de asuntos que resolver y con un escenario cada vez más hostil ya que la oposición no está dispuesta a pasar ni una al equipo de Gobierno. La ejecución del nuevo presupuesto de 2018 será sin duda uno de sus grandes retos.