Diego Valderas en una imagen de archivo
Diego Valderas en una imagen de archivo - ROCÍO RUZ

Valderas, del piso desahuciado del vecino a los jamones

El exvicepresidente de la Junta y ahora propuesto como comisionado de la Memoria Histórica tuvo un pasado político salpicado de escándalos

SEVILLAActualizado:

La trayectoria política del dirigente comunista Diego Valderas se ha visto salpicada por una serie de escándalos que no pasan desapercibidos ahora que Susana Díaz le propone como comisionado de la Memoria Histórica. Estos son tres de los hechos que más llamaron la atención cuando ocupaba altos cargos políticos en la Junta:

Compró el piso de su vecino desahuciado

Cuando era vicepresidente de la Junta de Andalucía en el año 2013 salió a la luz que adquirió su segunda residencia a precio de saldo precisamente gracias al desahucio de su vecino. Diego Valderas fue impulsor de la polémica Ley Antidesahucios contra los bancos aprobada por el Parlamento Andaluz y uno de los grandes defensores de los movimientos en favor del derecho a la vivienda. Valderas compró en 1995 el piso de enfrente del que ya tenía en su pueblo, Bollullos del Condado (Huelva), directamente a la Caja de Ahorros El Monte justo después de que esta entidad desahuciara a su propietario, M.J.A., que tras quedar en el paro no pudo seguir pagando un préstamo que debía a la cita da caja.

El propio afectado le ofreció el piso por ocho millones de pesetas

El propio afectado confirmó a ABC que antes de que el procedimiento judicial de desahucio llegara a su fin ofreció el piso a Valderas por la cantidad que a él le quedaba por pagar, ocho millones de pesetas, con el fin de no tener que seguir pagando nada tras entregar el piso a la caja, ya que éste se había tasado para una primera subasta en tres millones y medio. Sin embargo, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, que entonces era presidente del Parlamento tras 15 años como alcalde de Bollullos, no adquirió directamente la vivienda a su propietario, sino que lo hizo tras la correspondiente subasta judicial. Diego Valderas y su esposa se hicieron con aquel inmueble anexo al que ya poseían desde 1991 el 25 de mayo de 1995. Y en la transacción pagaron 31.102,38 euros, cinco millones de pesetas, lo mismo que había abonado la caja en la citada subasta. Tres millones menos de los que le pedía su propio vecino, que tuvo que irse con su mujer y sus hijos a vivir a casa de sus suegros.

La de «las tetas gordas»

En 2012 los micrófonos de las cámaras de televisión le jugaron una mala pasada a Diego Valderas. Antes del acto de cierre de campaña de Izquierda Unida por las elecciones andaluzas, el líder regional hablaba con algunos compañeros, entre ellos el dirigente nacional por aquellas fechas Cayo Lara. En su conversación se refería a la delegada de Educación en Cádiz, Blanca Alcántara, como «la de las tetas gordas». Además, se hablaba sobre la necesidad de expropiar a la duquesa de Alba.

Jamones por favores

Juan Félix Camacho, jefe de prensa del vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, afirmó con rotundidad durante un Pleno celebrado en su pueblo, Bollullos del Condado, donde él es concejal de IU, que Valderas recibió jamones a cambio de enchufar a un familiar de un antiguo concejal comunista en la Mancomunidad de Aguas. «Yo no le voy a recordar todos los jamones que le ha llevado su padre y su madre para que le colocaran a su hermano en la mancomunidad», exclamó Camacho. Luego se retractó.