Francisco José Oyonarte declara por segundo día como testigo en el juicio de la pieza política del caso ERE
Francisco José Oyonarte declara por segundo día como testigo en el juicio de la pieza política del caso ERE - EFE
CASO ERE ANDALUCÍA

Un exdirectivo acusa a Viera y Fernández de «succionar el alma» del ente pagador de ayudas del caso ERE

Oyonarte, exsecretario general del IFA, afirma que ofreció a la Consejería de Empleo asistencia técnica y no la quisieron

SEVILLAActualizado:

Francisco José Oyonarte, que fue secretario general y responsable de la asesoría jurídica del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) entre febrero de 2003 y junio de 2004, ha declarado en el juicio de la pieza política del caso ERE que el entonces consejero de Empleo, José Antonio Viera, y su viceconsejero, Antonio Fernández, desnaturalizaron «el cometido original» de este ente instrumental utilizado por la Consejería para pagar las ayudas supuestamente fraudulentas y se convirtió en una herramienta al dictado del «consejero de turno».

«El IFA -luego denominada agencia IDEA- fue una entidad respetadísima» hasta entonces y «empieza a ser succionada su alma para pasar a ser algo a las órdenes del consejero de turno», ha señalado este ex asesor jurídico, que cuestionó que determinadas ayudas fueran ratificadas por el director gerente del ente instrumental, Francisco Mencía -ya fallecido- porque «excedían de su competencia» por la elevada cuantía de las subvenciones.

Oyonarte ha retomado este miércoles su declaración como testigo en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Sevilla contra 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía, entre ellos los expresidentes socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán y seis exconsejeros, que están acusados de prevaricación y/o malversación de fondos públicos por implantar y mantener durante una década un procedimiento específico de ayudas que repartió 855 millones de euros de forma arbitraria y a espaldas de los controles de la Intervención para este tipo de subvenciones.

El exsecretario general del IFA, que llegó a estar investigado por dos ayudas y luego fue desimputado, ha relatado que Francisco Mencía, al igual que él, «no resultó una persona cómoda en la Consejería de Empleo».

A preguntas del presidente del tribunal, Juan Antonio Calle Peña, Oyonarte afirmó que Fernández y Viera, que se sucedieron en la presidencia del IFA, tenían un criterio jurídico distinto al suyo, aunque reconoció que no vio «tacha de ilegalidad» en las ayudas. Ambos «no querían» que la tramitación de las ayudas «saliera del ámbito interno de la Consejería y que se enterara la comisión general de viceconsejeros», el llamado consejillo.

«El IFA era una caja pagadora a la que succionaron el alma» y pierde, bajo su mandato, «el cometido original que tiene» y que «hizo tanto por los intereses económicos de Andalucía», explicó.

Poco antes, Juan Carlos Alférez, letrado del exdirector de la agencia IDEA Jacinto Cañete, le preguntó su opinión por la profesionalidad de los directores generales que ha tenido el ente pagador de las ayudas, desde Mencía a Antonio Valverde, citando también los nombres de Miguel Ángel Serrano y Cañete. El testigo ha contestado que «eran personas honorables» y que «si ellos hubieran simplemente imaginado la más mera irregularidad administrativa hubieran tomado las medidas oportunas».

Oyonarte ha recordado que a los tres meses de tomar posesión del cargo en el IFA, su director, Francisco Mencía presentó un plan director del instituto en el consejo de dirección de la Consejería para convertirla en «una moderna agencia de desarrollo regional» y volvió con la tensión tan alta de la reunión que «tuvo que ir a un centro médico porque estuvo a punto de sufrir un problema vascular».