Valderrama Golf ha sido vendida
Valderrama Golf ha sido vendida - ABC
ECONOMÍA

La Zagaleta vende Valderrama Golf por 28 millones de euros

La entidad sigue manteniendo las firmas inmobilidarias y hosteleras, el proyecto en Castellar de la Frontera y vuelve al desarrollo de viviendas en Benahavís con cinco nuevas mansiones

MARBELLAActualizado:

La actividad económica no para en las oficinas de La Zagaleta, catalogada como la urbanización más privada, lujos y exclusiva de Europa. La compañía ha vendido Valderrama Golf por 28 millones de euros a los socios del Real Club Golf. El campo cayó en manos de la corporación a finales de 2015, cuando adquirieron por 40 millones de euros sociedades de Valderrama. Con la compra, los gestores de la urbanización pasaron a gestionar el campo de golf, las sociedades de hostelería y la inmobiliaria –estas dos últimas no han sido traspasadas y siguen siendo parte de La Zagaleta–.

Ahora, con la venta de este «activo estratégico», amortizan más de 70 por ciento del desembolso acometido hace menos de dos años. «Ha sido una decisión corporativa ante una oferta económica que hemos considerado como muy positiva», remarca Jacobo Cestino, director general de La Zagaleta, que se desprende de uno de los campos más importantes de España, sede de los más prestigiosos torneos, como la Ryder Cup de 1997 o el Andalucía Máster que ha ganado Sergio García este año. Recorrido por el que han pasado desde presidentes de los Estados Unidos a leyendas como Severiano Ballesteros.

El acuerdo incluye el prestigioso campo de golf, el campo corto de Pares 3, zonas de entrenamiento, casa club, las marcas de Valderrama para su utilización exclusiva asociada al mundo del golf y varias parcelas de uso residencial, situadas junto al recinto deportivo, mientras La Zagaleta conserva otra serie de parcelas aledañas para el desarrollo inmobiliario. La operación responde a un viejo anhelo de los socios del Real Club de Golf Valderrama, que siempre quisieron adquirir el campo sobre el que se asienta su mito. De paso, se pone fin a un proceso de arbitraje en el club, que se inició el pasado mes de marzo, y en el que se reclamaba el derecho de adquisición preferente sobre otras ofertas.

La venta no afecta al proyecto de expansión que tiene La Zagaleta en la zona y por el cual adquirió Valderrama S.A. Las operaciones iniciadas en diciembre de 2015 para desarrollar otra exclusiva urbanización siguen adelante. El traspaso del campo de golf no para la creación del complejo hotelero y residencial planteado en Castellar de la Frontera, que lleva proyectado el que está llamado a ser «el mejor campo de golf de Europa». La adjudicación del diseño de este recorrido a uno de los tres grandes estudios de arquitectura mundiales especializados (Tom Doak, Bill Coore&Ben Crenshaw o Gill Hanse) está aún en negociación.

El proyecto de Castellar de la Frontera, cercano a Valderrana, y una inversión superior a los 200 millones de euros para desarrollar 220 hectáreas de terreno en 10 ó 15 años con la creación del campo de golf, un hotel de «Gran Lujo» y una serie de villas de unos 4.000 metros cuadrados de finca con precios de salida de cinco millones de euros. «Es el desarrollo de un resort de lujo y baja densidad de viviendas, bajo criterios de sostenibilidad económica y medio ambiental avanzados y con un paisajismo desconocido en la zona», apunta Jacobo Cestino.

Estas operaciones se suman a la reactivación de la promoción urbanística dentro de La Zagaleta en Benahavís. Tras 18 meses de parón, se han construido cinco nuevas villas con precios que oscilan entre los 11 y los 14 millones de euros. Se trata de viviendas con piscina exterior y cubierta, zona de «spa» con sauna, baño turco, zona de bar, gimnasio, sala de cine, una bodega y un garaje con capacidad para varios vehículos, entre otros espacios. Todas ellas con el más avanzado sistema de domótica. Comodidades que tienen unos costes de mantenimiento que pueden superar los 50.000 euros al año.

«Estas nuevas cinco casas construidas, más las nuevas en proyecto dentro de La Zagaleta, así como nuestro ambicioso proyecto en Valderrama, son una garantía de futuro para los capitales que buscan invertir en compañías seguras», apostilla Jacobo Cestino, quien avisa de que «la máquina está engrasada». «Estamos trabajando en otros diez proyectos nuevos, donde en algunos casos actuamos como promotores directos y en otros como directores a nivel técnico y de marketing para terceros inversores, promotores y clientes finales», afirma el director general de La Zagaleta.