FINANZAS

Unicaja Banco estrena consejero delegado

El consejo del banco ratifica el nombramiento de Sánchez del Villar, con la incógnita aún de cuándo se saldrá a bolsa

Sede central de Unicaja Banco en Málaga
Sede central de Unicaja Banco en Málaga - FRANCIS SILVA

Las moquetas de la zona noble de la «Casa Blanca», como se denomina coloquialmente al edificio que alberga los órganos de dirección de Unicaja Banco, cuentan con nuevos zapatos que las pisen. Y lo hacen con paso firme. El nuevo consejero delegado, Enrique Sánchez del Villar, trabaja ya al fin desde hace algunas semanas en la entidad financiera. Aunque su fichaje fue notificado el pasado mes de julio, no ha sido hasta ahora que ha podido comenzar su actividad, después de recibir las autorizaciones del Banco de España y el Banco Central Europeo, como marca la normativa actual.

El consejo de administración que celebró el banco la semana pasada ratificó su nombramiento y dio el pistoletazo de salida oficial a esta nueva etapa. Sánchez del Villar presenta un currículo bregado en el mundo financiero, con más de 25 años de experiencia en el sector. Hasta su fichaje por el banco malagueño, era director general de Ahorro Corporación, una de las primeras entidades independientes en intermediación en los mercados españoles. Con su presencia ya en la toma de decisiones, se cierra el periodo de cambios en la estructura directiva iniciado con la renuncia del histórico banquero Braulio Medel, que en junio se vio forzado a elegir entre la presidencia del banco y la de la Fundación que es máxima accionista del mismo. Se decantó por la segunda.

Le sucedió Manuel Azuaga, que venía ocupando el «número dos» en la dirección. Los cambios también han afectado al resto del organigrama. Este verano se jubiló Ángel Fernández Noriega, secretario general, investigado en el caso Ausbanc. Entonces, las funciones de la Secretaría General quedaron asignadas a la división de Secretaría General y Técnica, asumida por el catedrático de Hacienda Pública José Manuel Domínguez. De las Relaciones Institucionales, que también llevaba Fernández Noriega, se hizo cargo Fernando Ríos. Otro cambio sustantivo se produjo en la Fundación, cuya dirección pasó a ostentar Sergio Corral tras la renuncia voluntaria de Dolores Cano.

Enrique Sánchez del Villar
Enrique Sánchez del Villar- ABC

Con estos mimbres y completado el puzle, Unicaja encara su futuro con varios retos pendientes. El principal, sin duda, su esperada salida a bolsa. Un compromiso adquirido a raíz de la absorción de CEISS hace tres años. Entonces, los tenedores de participaciones preferentes de la extinta Caja España Duero canjearon aquellos activos por bonos de Unicaja, pero con el horizonte de poderlos hacer efectivos cuando se produjera la salida al parqué del banco.

Unicaja, aseveran fuentes de la dirección, tiene todos los deberes hechos en este sentido. Sólo espera que las compañías de asesoramiento que ha contratado para tal fin —con Rotschild a la cabeza— le indiquen el momento adecuado.

Pero éste no termina de llegar, dadas las convulsiones que sufre la bolsa especialmente en lo tocante a las entidades financieras. Las mismas fuentes consultadas por ABC, en vista de las bajas cotizaciones que ofrecen sus competidores en el parqué, advierten del efecto perverso que tendría «malvender» el banco, por lo que estiman conveniente esperar a que se prosduzca una »ventana de oportunidad».

En este sentido, desde Unicaja ya se han afrontado conversaciones informales con Bruselas tanteando la posibilidad de un aplazamiento en su compromiso, que se podrían convertir en un pronunciamiento oficial en próximas fechas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios