Polémica

Ratas y cucarachas en otro edificio de la Junta

CSIF denuncia ante la Inspección de Trabajo la situación de la sede en Málaga del Servicio de Valoración de la Dependencia

Cucarachas muertas en uno de los baños
Cucarachas muertas en uno de los baños - ABC

Presencia  de ratas y otros roedores, baños con cucarachas, filtraciones de agua que obligan a cerrar despachos o escaleras precintadas. Este es el contexto de trabajo de los trabajadores y funcionarios de la Junta de Andalucía que a diario acuden al edificio donde se encuentra la sede en Málaga del Servicio de Valoración de la Dependencia. Una situación que se arrastra desde hace meses y que ya ha sido denunciada ante la Inspección de trabajo por parte de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Según consta en la documentación a la que tuvo acceso este periódico, se solicita la intervención «urgente» de las administración regional «dada la lamentable situación en la cual se encuentra los trabajadores» de este centro, ubicado en la Alameda de colón.

Representantes de la citada organización sindical han realizado dos visitas y han constatado un cúmulo de deficiencias que –hasta el momento, según han asegurado– no han sido subsanadas.

La primera, realizada el 22 de septiembre, se realizó a instancias de una trabajadora que informaba de «la clausura de todos los servicios de la planta baja debido a la presencia de ratas».

Aunque, como se puede apreciar en las fotografías que ilustran esta información, esta sede del Gobierno autonómico también presentaba un serio problema de cucarachas y, según las citadas fuentes, es común verlas recorriendo los baños y otras estancias.

La solución de los responsables dieron a ambos problemas fue la instalación de trampas, que en el caso de los insectos dejaron muestra de su existencia con un rastro de «victimas».

Pero la presencia de estos incómodos «visitantes» no es la única deficiencia de estas instalaciones, que al parecer se encuentran en un inmueble alquilado por el Gobierno autonómico. Según señala en su escrito CSIF, junto a los servicios, también fue clausurada «la escalera interior por requerimiento de la Inspección de Trabajo». Esto implica que, para que los empleados puedan ir al baño, deben «salir al exterior y acceder a través del portal del edificio colindante a la primera planta, donde se encuentra el único apto», describe.

En una segunda visita realizada el pasado día 6 de octubre, motivada por la falta de datos sobre la solución que se había dado a las deficiencias anteriormente relatadas, los representantes sindicales se encuentran con «la desagradable sorpresa de que han tenido que desalojar uno de los despachos porque se están produciendo filtraciones de agua por el techo», lo que provoca, «en más de una ocasión», corte del suministro eléctrico.

A todo esto se une que la plantilla de este servicio está formada por funcionarios trasladados de sus puestos y personal laboral, de lo que se desprende un «trato diferenciado en el suministro del a información», ya que los primeros no tienen acceso a las decisiones del comité de seguridad y salud.

Desde CSIF se asegura que el inmueble está en unas condiciones «deplorables» y han exigido a una solución «inmediata» a la Administración autonómica, que podría pasar por tres opciones: mudarse a un edificio cercano donde está la sede de CC.OO., buscar otra ubicación o reparar los actuales desperfectos.

Esta denuncia se produce después de que sindicatos y partidos políticos informasen de la presencia de roedores en dos hospitales de Huelva.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios