Política

Acusaciones de fraude dinamitan el grupo afín a Podemos en Málaga

Las luchas entre las facciones llevan a un edil a amagar con irse y el partido reconoce descontrol de dinero

La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo / ABC
La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo / ABC

En el guión del Pleno del Ayuntamiento de Málaga que arrancó este jueves estaba marcado por las acusaciones de gasto en copas y tabaco de la exgerente de la televisión municipal, el debate sobre el parque en los antiguos terrenos de Repsol o los impagos a los profesores de La Cónsula. Pero todo quedó sepultado por la crisis abierta en la marca blanca de Podemos: Málaga Ahora. Un concejal ausente que amaga con pasarse al Grupo de No Adscritos y la denuncia de -hasta el momento- sus compañeras sobre la desaparición de sumas de dinero del partido. Una crisis que compromete el discurso y el proyecto de este partido que se presentó a unos comicios por primera vez en las municipales del pasado año.

La propia formación de izquierdas confirmó en un comunicado que «el conflicto inicial que ha llevado a esta situación surge hace meses», reconociendo las distensiones internas que han existido entre los que querían que el partido se integrara completamente en Podemos y los que querían mantener cierta independencia.

En un supuesto informe interno –cuya veracidad no ha sido desmentida- se recoge una reunión celebrada el pasado 5 de agosto a la que asistieron, entre otros, el concejal Juan José Espinosa, que ayer dio plantón a su grupo municipal y amaga con dejar el partido, pero conservando el acta, y Nicolás Sguiglia, un activista «okupa» que días antes había sido contratado como cargo de confianza de Málaga Ahora en la Diputación con un sueldo de más de 40.000 euros anuales.

En esta cita, según el documento, se evidenció los problemas internos y se llegó a la conclusión de que, «hoy por hoy, no hay alternativa fácil a la situación de bloqueo». Sobre todo después de que los elementos «díscolos» presuntamente pusieran sobre la mesa las opciones de «negociar una ruptura» o «llegar a un enfrentamiento abierto»

Pero al margen de estas cuitas, el elemento más perturbador en toda esta crisis, y que podría derivar en responsabilidades penales, es el presunto descontrol de los fondos de la formación. «En este año y medio se ha retirado, de manera habitual, dinero en efectivo de las cuentas de Málaga Ahora, lo que prohíbe el Tribunal de Cuentas», informó el partido en un comunicado, en el que asumió que algunos de estos extractos  «aún no han sido justificadas convenientemente».

El informe de situación interno es menos diplomático a la hora de analizar esta cuestión y recoge que las «negligencias» denotan, «cuanto menos, una falta de conocimientos muy básicos sobre la gestión de fondos públicos en una organización con representación institucional». «Como es evidente, nadie trata de señalar a compañeras y compañeros que dedican buena parte de su tiempo libre y militancia a la economía de nuestra organización; no obstante, debemos otorgarle la importancia que se merece y aspirar a la profesionalidad que requiere», agrega en un texto de siete páginas, publicado por la Revista El Observador.

Poniendo las palabras en boca de las ediles Ysabel Torralbo –la portavoz y cabeza de lista–, Isabel Jiménez y Rosa Galindo, el documento insiste: «Hace meses que teníamos que haber comunicado estas gravísimas actuaciones, que incluyen retirada de miles de euros en efectivo sin justificar de las cuentas de Málaga Ahora». «Prolongar ese silencio, en cierto modo, nos haría encubridoras», pero «no queríamos herir a nuestra formación, pero hoy entendemos que ha sido un error no comunicarlas a tiempo».

Además, en el texto insinúa un intento de desvío de fondos de la formación a Podemos. «La propuesta de financiar con recursos de Málaga Ahora a otra organización (que además no está al tanto de esa propuesta), de manera oculta, roza la ilegalidad, por no hablar de la falta de ética».

Las concejalas supuestamente recalcan que la «gestión económica recaerá en las personas contratadas para esas tareas específicas: la contable y el equipo jurídico. Esto significa que si bien el Equipo de Finanzas continuará como hasta ahora, sus portavoces no tendrán funciones de gestión directa sobre las cuentas».

El partido anunció el cese de Sguiglia, perteneciente al ala dura de la formación morada, de su puesto en la Diputación Provincial, mientras demostró confiado en la continuidad de Juan José Espinosa. El edil, en declaraciones a Europa Press, anunció que había convocado una asamblea para la tarde de ayer en la que la militancia de Podemos decidiese si seguía o no en el Consistorio.

«Lo que la asamblea diga: que pase a no adscrito, que dimita, que me quede en las circunstancias que sea», añadió el edil, que justificó esta crisis en que «una minoría» quiere dar «un golpe de mano» y «paralizar todos los procesos democráticos» de Málaga Ahora.

A pesar de estas palabras, envió una convocatoria de prensa para este viernes en la que explicará su «desvinculación» del que parece ser ha dejado de ser su partido, así como para anunciar la salida de un centenar de militantes.

Nada dijo el edil sobre las acusaciones de extracción de fondos. Hoy tiene previsto volver a comparecer ante los medios, a ver qué responde.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios