A la izquierda, Cristóbal Cano, secretario general de UPA, junto a Pier Luigi Tosato, consejero delegado de Deoleo
A la izquierda, Cristóbal Cano, secretario general de UPA, junto a Pier Luigi Tosato, consejero delegado de Deoleo - ABC
Agricultura

Alianza para impulsar las ventas de aceite de oliva a precios más elevados

La comercializadora Deoleo y la organización UPA acuerdan priorizar la calidad tras el descenso del consumo

JaénActualizado:

La producción y la comercialización, 2 sectores del aceite de oliva tradicionalmente enfrentados, han elaborado una estrategia conjunta para impulsar el consumo a un precio mayor que el actual. En concreto, Deoleo, la principal comercializadora del mundo, y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), una de las organizaciones agrarias más relevantes de España, han establecido una alianza que priorizará el valor, sustentado en la calidad, sobre el volumen. El acuerdo establece dos vertientes: la comunicación y la formación. La primera prevé difundir los mensajes a los operadores y la segunda celebrar jornadas dirigidas a olivicultores, preferentemente de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha

El consejero delegado de Deoleo, Pier Luigi Tosato, ha descrito una situación sombría, especialmente en España e Italia, naciones en las que el consumo se ha reducido considerablemente. Especialmente en el primer país productor, donde el 40% de los consumidores opta ya por el aceite de semillas frente al de oliva. Y donde más de 2 tercios del aceite de oliva vendido es de marca blanca. Ocurre lo mismo, además, en los mercados de mayor potencial, como Alemania, Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, país en el que las ventas se han estancado.

Deoleo, que vende el 10,4% de la producción mundial de aceite de oliva y factura 700 millones de euros, es partidaria de cambiar el modelo de negocio, caracterizado por un precio que considera bajo, aunque sea, con mucho, el más caro del mercado de grasas vegetales. Tosato asegura que el aceite de oliva no tiene posibilidades de competir con el resto de grasas vegetales con el arma del precio, ya que, según ha resaltado, el 95% de los consumidores mundiales emplean grasas 5 veces más baratas. En concreto, en España, el coste de un litro de aceite de semillas cuesta un euro, frente a los 4 o más del litro de aceite de oliva.

La estrategia, pues, debe ser otra, en opinión de Tosato, para quien la opción escogida por parte del sector, el recorte de los márgenes de beneficio, perjudicará a todos, también al agricultor, razón por la que ha establecido con él una estrategia que propicie una distribución justa de los ingresos entre todos los sectores que intervienen en la cadena. La solución, resalta, estriba en un nuevo modelo de producción y comercialización que persiga la calidad y la diferenciación. Tanto más cuanto que el sabor de ninguna otra grasa vegetal es comparable al del aceite de oliva ni es tan beneficiosa para la salud.

Por su parte, el responsable de la sectorial del aceite de oliva de la UPA y secretario general de la organización en Jaén, Cristóbal Cano, es partidario de promocionar el producto como un referente de la máxima calidad y como base de la dieta mediterránea. Por esta causa, lamenta la, en su opinión, banalización del aceite virgen extra propiciada por las grandes superficies, que, al vender el producto a pérdidas para usarlo como reclamo, han lanzado un mensaje erróneo al consumidor, quien, en consecuencia, no valora en su justa medida al aceite de oliva. Frente a esto, Cano ha expresado que es preciso que la opinión pública conozca, además de las bondades del aceite de oliva, que el consumo sostenible actúa como freno del avance de la desertización, preserva la biodiversidad y fija la población al territorio.