PolicÍas locales multan a vehÍculos mal estacionados el pasado fin de semana en El Rocío
PolicÍas locales multan a vehÍculos mal estacionados el pasado fin de semana en El Rocío - MIGUEL A. JIMÉNEZ
ROCÍO

La alcaldesa de Almonte satisfecha con el plan de aparcamientos del fin de semana en El Rocío

Pide disculpas por los fallos y descarta «afán recaudatorio» al cobrar 12,5 euros al día por aparcar en el entorno de la aldea

HUELVAActualizado:

La alcaldesa de Almonte (Huelva), la socialista Rocío Espinosa, ha asegurado este martes que la medida tomada el pasado fin de semana en El Rocío con la prohibición de aparcar en toda la aldea, con motivo de las peregrinaciones extraordinarias de Pilas, Triana, Villanueva del Ariscal y Gibraleón, no tuvo «en absoluto afán recaudatorio».

El Ayuntamiento implantó por primera vez con motivo de estas peregrinaciones multitudinarias un plan de tráfico que prohibía aparcar en las calles de El Rocío y habilitaba aparcamientos en las afueras con un coste de 12,5 euros día.

En declaraciones a los periodistas, y ante las protestas por la medida -la Hermandad de Pilas hizo un comunicado oficial de protesta- Espinosa señala que era «la única manera de organizar los coches y garantizar la seguridad», teniendo en cuenta además «lo que supone montar un dispositivo de seguridad« como el que se puso en marcha ante la previsión de afluencia de 200.000 personas en la aldea, que, asegura, se ha cumplido.

Al respecto, la alcaldesa ha subrayado que «el precio del aparcamiento no ha sido especial, sino el estipulado en la localidad durante todo el año», no obstante ha reconocido que «es la primera vez que el Ayuntamiento lo organiza y se han cometido fallos, que hay que evaluar y mejorar porque se produjeron colas» en los mismos.

Además de las colas para acceder a los paarcamientos, estos se gestionaron con boletos rellenados a mano por el personal municipal con la matrícula y la hora de entrada. El Ayuntamiento había anunciado la prohibición de aparcar en la aldea hasta las tres de la tarde del domingo, aunque a partir de las doce del mediodía se permitió el aparcamiento en toda la aldea.

La alcaldesa pidió disculpas a las personas que tuvieron que hacer colas y «se llevaran ese mal sabor de boca», espera que «se haya compensando con un fin de semana maravilloso en el que la aldea estaba preciosa».