Imagen de unas oposiciones en Rabanales
Imagen de unas oposiciones en Rabanales - R. SERANO
CONSORCIO PROVINCIAL DE BOMBEROS

Presuntos delitos de falsedad amplían la denuncia del amaño de oposiciones a bombero en Córdoba

Los hechos tienen que ver con el funcionamiento del tribunal: determinadas decisiones o nombramientos en su seno

CÓRDOBAActualizado:

La denuncia original del caso de presunto amaño de las oposiciones al Concorcio de Bomberos de Córdoba se encuentra ampliada desde el día de ayer por presuntos delitos de falsedad, que inicialmente no estaban descritos ni en el escrito que dio origen al procedimiento ni en el auto del magistrado que investiga el asunto, José Luis Rodríguez Laínz. En estos momentos, el caso se ciñe a cuatro tipos penales: prevaricación, revelación de secretos, tráfico de influencias y aprovechamiento de información privilegiada.

La novedad se conoció ayer durante el inicio de la vista oral que se llevó a cabo en el juzgado de lo contencioso número dos de Córdoba en el que se tiene que dilucidar el recurso presentado por un aspirante a bombero disconforme con el desarrollo de las pruebas. La ampliación de denuncia se conoció como una situación prejudicial del procedimiento, es decir, aquélla que pertenece a un orden jurisdiccional distinto. El titular de lo contenciosorechazó la propuesta suspensión del procedimiento y ha convocado para los próximos días una vista única para todos los recursos de candidatos a las oposiciones que se tramitan en el mismo juzgado. La representación legal de la Diputación presentó su oposición a la cuestión planteada.

La sustancia de la ampliación no tiene que ver tanto con el desarrollo inicial de la denuncia -la organización de unas oposiciones amañadas-como decisiones y movimientos que se adoptaron en el seno mismo del tribunal calificador. En concreto, durante los días en los que duraron algunas de las pruebas, los nombramientos que se efectuaron en el seno del tribunal o determinadas decisiones. Por ejemplo, se cita al de un opositor al que se le repitió la misma prueba un mes después, y a solas, cuando se cayó en la cuenta que faltaba un folio de una de las pruebas. El tribunal entendió que se había extraviado lo que permitió que consiguiera la plaza.

La ampliación de denuncia se basa también en la manipulación, incorrecta a juicio de los denunciantes, de los propios exámenes, de las pruebas que rellenaron los opositores. A pesar de que no tenían que ir identificados (existe un sistema de códigos para ello), se abrieron y ordenaron de forma alfabética antes de su corrección por parte de la empresa que fue contratada al efecto. Los exámenes fueron escaneados antes de su remisión a la empresa especializada que fue contratada por el Consorcio.

En la denuncia se ha detectado también la inexistencia de publicidad sobre los criterios de corrección de exámenes, lo que sirvió para un cribado de los opositores. Esos criterios se marcaron en actas que no aparecen con los criterios de datación habituales de los documentos públicos en los que se deja rastro electrónico de su creación y hace inviable su manipulación.