Una mujer joven reparte folletos en la Feria de Nuestra Señora de la Salud
Una mujer joven reparte folletos en la Feria de Nuestra Señora de la Salud - VALERIO MERINO
FIESTAS

La mayoría de los caseteros, a favor con matices de poner coto al sexismo en la Feria de Córdoba

Casetas Tradicionales y Casetas Populares coinciden en que las mujeres no pueden ser utilizadas como reclamo

CÓRDOBAActualizado:

La opinión mayoritaria de los titulares de las casetas de El Arenal es que la decisión del Ayuntamiento de Córdoba de plantar cara a las actitudes sexistas en la Feria de Córdoba es una buena idea. En este sentido se expresa, por ejemplo, el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos Al-Zahara,Antonio Toledano. «Creo que el reparto de publicidad por el recinto de El Arenal ya estaba prohibido por las bases; este paso adelante en favor de la integridad de las mujeres me parece que es muy acertado». A juicio de Toledano, «toda consideración que se tenga por las mujeres y por la eliminación de cualquier conducta sexista en la Feria es poca, porque en las últimas ediciones de la fiesta hemos observado algunas cosas que no le hacen precisamente un favor» al sexo femenino.

«Todo lo que sea luchar contra las conductas sexistas es positivo», asegura Gómez Sanmiguel

El presidente la Agrupación de Cofradías,Francisco Gómez Sanmiguel, considera que «todo lo que sea luchar contra las conductas sexistas es positivo», al tiempo que animó al Ayuntamiento a suprimir el botellón en el Balcón del Guadalquivir, «porque en él se pueden dar episodios de violencia de género por la ingesta de alcohol». Por su parte, el máximo responsable de la Federación de Peñas,Alfonso Morales, estima que «la Feria de Córdoba, siendo plural y abierta, no tiene ninguna connotación sexista. Veo mujeres y hombres, jóvenes, trabajando en las distintas casetas con sus derechos y libertades».

Los caseteros

La postura de las dos asociaciones que agrupan a los caseteros va en esta misma línea. El presidente de la Asociación de Casetas Tradicionales, Rafael Bocero, se muestra convencido de que es necesaria la intervención del Consistorio para evitar la cosificación de la mujer en la celebración de Nuestra Señora de la Salud. «Nos parece necesario que las bases recojan este tipo de cosas: es algo positivo y que va en beneficio de todos», suscribe Bocero, que a continuación expone ciertos reparos a la forma en la que obra el Consistorio. «Nos preguntamos que por qué no se introducen este tipo de prohibiciones de conductas sexistas en el bando de la Feria, que regula toda la fiesta, y se limitan a las bases de las casetas. Porque, ¿mientras que los caseteros van a tener que atender a este criterio los dueños de las atracciones o de los puestos de turrones, por poner dos ejemplos, sí van a poder poner carteles con chicas en actitudes como las que se quieren combatir en las casetas...?».

Bocero va más allá y amplia el debate al resto del calendario festivo de la ciudad. «¿Y por qué no hacemos una norma para que en la Semana Santa, en los Patios, en la Noche Blanca o en el Mercado Medieval se prohíba que las mujeres sean un reclamo?», argumenta.

«¿Y por qué no hacemos una norma igual para la Semana Santa y los Patios», dice Casetas Tradicionales

Alfonso Rosero es el presidente de la Asociación de Casetas Populares y, además, el responsable de la carpa La Quadra. «Nosotros fuimos quienes les propusimos al Ayuntamiento que incluyera en las bases de la Feria una prohibición del reparto de publicidad de las casetas, porque nos parecía que significaba una competencia desleal: conseguimos que se integrara en las bases, otra cosa es que se cumpla». «Además, nos parecía que esos repartos daban una mala imagen de la Feria de Córdoba, y en ocasiones vulneraban los derechos de las mujeres», continúa Alfonso Rosero.

Cuatro mujeres vestidas de gitana posan junto a la portada de la Feria
Cuatro mujeres vestidas de gitana posan junto a la portada de la Feria-RAFAEL CARMONA

Además de la opinión del presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías es significativa la de dos cofradías con una dilatada experiencia en la Feria. Se trata, por un lado, del hermano mayor de La Misericordia, José Manuel Maqueda, responsable de la carpa Malva y Oro. «Claro que estamos en contra del uso de la mujer, o del hombre, como reclamo, pero también hay que pensar que existen empresas de modelos que trabajan en promociones en la Feria: si no se degrada ni obliga a nadie no veo por qué hay que prohibir nada», suscribe Maqueda.

El hermano mayor de La Estrella,Juan Rodríguez Aguilar, es escéptico. «La Feria es un espejo de la sociedad. ¿Si se permite que las mujeres, o los hombres, se conviertan en reclamos de clientes en las discotecas por qué no va a ser posible que ocurra lo mismo en El Arenal».