Finca cordobesa en la que Miguel Blesa murió
Finca cordobesa en la que Miguel Blesa murió - A.C.
HERENCIA

Los herederos de Blesa podrán aceptar su legado sin temor a afrontar responsabilidades civiles

Sólo tendrían que responder con su fortuna particular si asumieran de forma pura el patrimonio

CÓRDOBAActualizado:

Los herederos del que fuera presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, que falleció el pasado 19 de junio en una finca de Córdoba, podrán asumir su legado sin temor a que las responsabilidades civiles por los procesos judiciales pendientes de sentencia firme afecten a su patrimonio personal.

Una vez que el Tribunal Supremo ha extinguido la condena penal por las tarjetas «black» que pesaba sobre el exbanquero, que falleció en una finca de Córdoba el pasado 19 de junio, se abren varias vías para sus herederos, los cuales sólo estarían obligados a responder de las posibles consecuencias con sus propios medios si asumieran de forma pura el patrimonio.

Al igual que sucede con otras deudas más frecuentes como el pago de una hipoteca, los beneficiarios del testamento deben ser conscientes de que las responsabilidades nacidas de un delito se transmiten junto al conjunto de los bienes y que, por tanto, pueden afectarles.

Salvoconducto

Con el objetivo de minimizar este impacto negativo, el derecho español habilita un salvoconducto, el modo de inventario, que permite a los sucesores cubrir eventuales obligaciones económicas únicamente con el patrimonio heredado sin que su fortuna particular se vea perjudicada.

Es decir, de acogerse a esta fórmula los herederos de Blesa sólo se harían cargo de las responsabilidades hasta donde cubran los bienes legados, evitando así cualquier tipo de confusión entre patrimonios.

Con excepción de Aragón, Cataluña, Baleares, Galicia, Navarra y País Vasco, comunidades sujetas a fueros civiles especiales, el Código Civil exige que dicha posibilidad sea ejercitada de forma expresa y ante un juzgado, pues de lo contrario se entiende que el beneficiario asume la totalidad de la herencia aunque ésta pueda tener un valor negativo.

De momento, la pieza de las tarjetas «black», en la que Blesa fue condenado el pasado 23 de febrero a seis años de prisión, es el único de los procesos por los que sus herederos podrían ser requeridos una vez sean resueltos los recursos de las partes.