ORDENANZAS FISCALES

Desacuerdo entre IU y PSOE para el incremento del IBI en 2017

Frente a la subida del 6% que pretende la coalición de izquierdas, los socialistas quieren aumentarlo en dos o tres puntos

Rafael Bláquez y Pedro García, en un Pleno municipal
Rafael Bláquez y Pedro García, en un Pleno municipal - Archivo

El gobierno municipal está en pleno debate interno de las próximas ordenanzas fiscales que, si todo va bien, podrían ver la luz el próximo viernes en forma de anteproyecto, un documento con los datos esenciales de la factura fiscal del año que viene. La cuestión es que PSOE e Izquierda Unida no han cerrado aún una postura común sobre esta materia, básicamente, por las diferencias sobre el tratamiento del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el principal tributo directo que cobra el Ayuntamiento para los edificios, solares y propiedades rústicas de la ciudad.

Resumiendo, IU -que gestiona Hacienda- sabe que vienen curvas en materia de gasto público. Y la propuesta es incrementar el impuesto final un seis por ciento, lo cual generaría la mayor subida conocida tras el recargo extraordinario del año 2012, que elevó el tipo tributario hasta el 11,5 por ciento. Los socialistas quieren una posición un tanto más prudente. Apuestan por recortar entre dos y tres puntos, al menos, esa subida, que estaría alejadísima del IPC de agosto, referencia tradicional de la actuación tributaria, que se encuentra aún en números rojos producto de la contención en el consumidor.

Consenso en el resto

El resto de tipos tributarios municipales no parece que vayan a generar grandes problemas para los socios del gobierno. Existe un consenso general que el incremento de los impuestos se irá a un dos por ciento. Es el camino señalado ya por empresas como Sadeco que han realizado sus previsiones por adelantado. Aucorsa suele moverse por factores diferentes debido al redondeo de los precios. Sus incrementos de precios, cuando los hay, rara vez coinciden con el resto para facilitar el cambio de moneda.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha asegurado que este expediente incrementará el camino de la progresividad -el principio tributario de que paga más quien más tiene-. Descartado el IBI especial de los pisos vacíos, por la inseguridad jurídica a la que aboca al Ayuntamiento de la capital, una vía abierta es incrementar el IBI de forma no lineal. El Consistorio sevillano, por ejemplo, optó en 2015 incrementar más la contribución urbana al 10% de los bienes de mayor valor no residencial, que ya pagan un tipo especial.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios