Un opositor venezolano en una protesta contra Maduro
Un opositor venezolano en una protesta contra Maduro - REUTERS/Ueslei Marcelino
INTERNACIONAL

El conflicto de Venezuela visto desde Córdoba

Cuatro venezolanos residentes en Córdoba cuentan cómo viven el la dramática situación que amenaza a su país

CÓRDOBAActualizado:

Suena un mensaje de móvil en el grupo de «WhatsApp» de la comunidad de venezolanos en Córdoba. Quizás un testimonio de un familiar relatando desde allí un nuevo capítulo de violencia o quizás un mensaje tranquilizador para las personas que viven este conflicto a kilómetros de distancia. Una herramienta para conocer de primera mano lo que está ocurriendo en su país sin caer en la saturación de las redes sociales. Viven la situación con la angustia y la impotencia que dan los miles de kilómetros que separan a familias enteras y amigos, divididos por un conflicto que ya se ha cobrado demasiadas vidas en este país latino que vive en un continuo enfrentamiento entre oficialistas y opositores y que, además de violencia, genera un desabastecimiento general.

Ninoska Domínguez
Ninoska Domínguez - VALERIO MERINO
«Se han mostrado vídeos diciendo que el gobierno pone bombas a los opositores y era al revés; la gente se lo cree y genera más violencia»
Adrián Peña

Con miedo también a una intervención extranjera vive en Córdoba Adrián Peña desde hace tres años. En este caso, tiene aquí a su madre, aunque mantiene familia directa aún en Venezuela que le informa del día a día del país. «A mi madre le llegan mensajes de gente que sólo quiere asustar y tengo que tranquilizarla», critica este joven de 27 años. A su juicio, «la situación de Venezuela está mal, sobre todo en Caracas, pero no tanto como la pintan, nosotros somos de zona rural y allí las cosas están muy tranquilas», relata Peña. En este sentido apunta que «se han mostrado vídeos diciendo que el gobierno ha puesto bombas a los opositores y resulta que era al revés, pero la gente se lo cree y al final lo que se genera es más violencia».

Para Peña el principal problema del país es el de la producción. «No estamos preparados para producción a gran escala y eso genera carencias en el abastecimiento», confiesa. Sobre la oposición, tiene claro que «no quieren entendimiento, sólo quieren poder y el dominio de recursos como el petróleo». Aunque se muestra «inquieto» por sus familiares, no tiene pensado volver. «Para viajar hay que pasar por Caracas y ahora mismo es delicado», concluye.