Colegio Mirasierra en Córdoba, afectado por el calor VALERIO MERINO
EDUCACIÓN

El plan del Ayuntamiento de Córdoba para la sombra en los colegios no contenta a padres y docentes

Consistorio y Junta de Andalucía gastarán 11,3 millones en carpintería metálica y toldos, no aparatos de aire

CÓRDOBAActualizado:

Los centros educativos públicos de la capital tienen dos programas de climatización, que suman, entre Junta y Ayuntamiento, 11,3 millones (básicamente a desarrollar). Parece un buen abanico para aliviar las altas temperaturas que sufren alumnos y profesores en los compases finales de la primavera y el verano al dispararse el mercurio.

Baste recordar lo sucedido en junio de 2017, cuando la Consejería de Educación autorizó, a tres días del fin de curso, que los niños no fueran a clase por una ola de calor y se produjeron protestas de las asociaciones de padres. CSIF, principal sindicato en educación en la provincia, la plataforma de AMPAs Niñ@s del Sur y el PP ven importantes zonas de «sombra» en los planes autonómico y local, centradas en que no hay una apuesta por poner aparatos de aire acondicionado.

El «ventilador» de la Junta

La Junta ha activado el «ventilador» este curso con una planificación de intervenir en 17 centros, de los que 11 son de Infantil y Primaria (hay 72 en la capital), con unos 1,1 millones. La mayoría de las intervenciones son de mejora del aislamiento de las carpinterías exteriores. Y sólo en cuatro se hará climatización: en los comedores -en la anterior ola de calor, hubo quejas por las temperaturas alcanzadas en ellos-.

La Delegación de Educación en Córdoba informa de que ha finalizado las obras en 13 centros; en dos acaban este mes y quedarán dos que se harán a continuación, al requerir trámites administrativos más complejos. Y el pasado verano la Junta destinó unos 330.000 euros más a seis colegios de Infantil y Primaria. Se colocaron porches, toldos y aislamientos en cubiertas. Educación explica a ABC que su programa de climatización se ejecuta en base «a datos facilitados por los centros, información obtenida por técnicos en sus visitas, el clima de la zona o la envolvente térmica del edificio».

Pero ni el primer paquete de actuaciones ni el segundo han incluido aire acondicionado para las aulas. Tampoco parece que vayan a llover los «splits» con el plan municipal. La alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), anunció el miércoles que han pedido 9,9 millones a la Agencia de la Energía de la Junta para climatizar el próximo curso 19 colegios de Infantil y Primaria. Está segura de que recibirán esa cantidad, de la que Capitulares debe poner el 10%, desembolso que hará aunque no es su competencia.

La regidora advirtió de que colocar aire acondicionado «no será la única medida ni la más importante». De hecho, el programa tiene tres ejes, y por ninguno asoman los «splits» clásicos. Se ejecutarán, sobre todo, soluciones avanzadas de aislamiento térmico; ventilación mediante aprovechamiento del calor residual -no son aparatos de aire al uso- y cambiar luminarias -instalarán LED, que emiten menos calor-.

Instalaciones eléctricas

De vuelta al compromiso de la alcaldesa hace casi un año, tenía un obstáculo serio: en marzo la plataforma de AMPAs Niñ@s del Sur, tras verse con la regidora, anunció que ningún colegio tenía la instalación eléctrica adecuada para soportar aparatos de aire, según un informe municipal -ABC solicitó sin éxito al Consistorio dicho informe-. Eso también afecta al buen funcionamiento de los equipos ya instalados en colegios, sufragados casi siempre por los centros y las AMPAs; no por la Junta.

Fuentes municipales indicaron que «los centros que no cuentan con aire tienen instalaciones eléctricas que no soportarían los “splits” clásicos y en la mayoría de los que los tienen, cuando arrancan todos los aparatos, suele saltar el automático al excederse la potencia contratada». «En este segundo grupo, en algunos de ellos, habría que aumentar dicha potencia y, además, adecuar las instalaciones eléctricas», concluyeron estos interlocutores del Ayuntamiento. Y no se olvide que elevar la potencia es subir el gasto del Consistorio, que paga la luz de los colegios, cuyo mantenimiento realiza.

Planes de continuidad

A la promesa inicial de Ambrosio debieron fundírsele los plomos. Y el miércoles anunció un programa para 19 centro, los que están en «peores condiciones, teniendo en cuenta, además, que todos los distritos deben beneficiarse». Consistorio y Junta aseguran que sus planes tendrán continuidad, pero no dan detalles. Las Administraciones creen que están enfriando el problema.

En la plataforma Niñ@s del Sur -aglutina 43 AMPAs de la capital-, uno de sus portavoces, Miguel Ángel Peña, indica que las actuaciones anunciadas, y que son «bienvenidas», obedecen a las movilizaciones de este colectivo, que, avanza, seguirán produciéndose. Porque consideran que ambos planes públicos son insuficientes tanto en el número de centros como en las medidas que recogen.

Niñ@s del Sur reclama poner aires, pero exige que eso no recorte otras partidas educativas. Peña explica que, además, es necesario que «la Administración asuma el mantenimiento» de los aparatos que ponen padres y centros; que se planifiquen las intervenciones o cambios legislativos que preparen los centros a construir contra los efectos del cambio climático.