PRESUPUESTOS

El Ayuntamiento de Córdoba endurece el sistema de asignaciones económicas a los grupos políticos

Las bases municipales se revisan para impedir que el dinero complemente salarios

La alcaldesa habla con los delegados de Hacienda y Servicios Sociales
La alcaldesa habla con los delegados de Hacienda y Servicios Sociales - VALERIO MERINO

El presupuesto municipal incluye una nueva forma de que los grupos políticos puedan utilizar el dinero de las asignaciones que reciben por parte del presupuesto municipal. Un millón de euros, aproximadamente, para todo el mandato que acaba en las arcas de los partidos sin dar más explicaciones.

Hasta ahora, las bases municipales -las normas por las que se aplica el presupuesto- solo desarrollaban en un párrafo la forma en la que los grupos políticos tenían que justificar esas subvenciones y en qué se pueden gastar. La nueva redacción es mucho más prolija, permite contratar personal (siempre que sea externo) y beneficia sustancialmente a PSOE, PP, IU, Ciudadanos y UCOR frente a Ganemos.

La razón sustancial es que se trata de partidos frente a una agrupación de electores. Las bases permiten que los grupos sigan mandando dinero a sus partidos del presupuesto municipal siempre que la ley de partidos políticos así lo permita y sigue sin obligar a estas fuerzas a justificar en qué se gastan el dinero.

La nueva norma impide que los concejales o el personal de los grupos se repartan el dinero de las asignaciones para complementar salarios. Sin embargo, sí que permite que el dinero se utilice para pagar dietas, que es una forma difícilmente controlable de hacerle seguimiento al dinero. La nueva base de aplicación presupuestaria asegura que los fondos podrán dedicarse para realizar publicaciones de información ciudadana o informes técnicos, incluidos sondeos de opinión, que es una forma de quitarle gastos a los partidos políticos.

Es importante que los grupos municipales tendrán que tener una cuenta corriente diferenciada para recibir la subvención y guardar todos los justificantes de sus gastos. Toda la contabilidad se pasará anualmente a Intervención y podrá requerirse por parte del Pleno. Una clave es que, acabado el mandato, tendrán que devolver el dinero no gastado o no justificado. En el Consistorio hay que cree que el plazo tiene que ser anual.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios