Un ataque del Ángel Ximénez frente al Ciudad Encantada
Un ataque del Ángel Ximénez frente al Ciudad Encantada - MANUEL GONZÁLEZ
BALONMANO

El Ángel Ximénez AVIA Puente Genil salva un punto entre la penumbra contra el Liberbank Ciudad Encantada (29-29)

Los pupilos de Quino Soler logran el empate en el primer duelo de la segunda vuelta

CÓRDOBAActualizado:

Empate inesperado del Ángel Ximénez AVIA Puente Genil. Los de Quino Soler, en el comienzo de la segunda vuelta de la Liga Asobal, anularon la superioridad de cinco goles que asentó el Liberbank Ciudad Encantada a pocos minutos de la conclusión y obtuvo un punto al mover las redes en la única jugada que se completó tras la interrupción del partido por una incidencia técnica en la iluminación. Este resultado (29-29) disimula el desfondamiento del equipo pontanés desde la finalización del descanso y eleva el registró del conjunto pontanés hasta los 11 registros a una semana y media de recibir al omnipotente Barcelona.

La decadencia acusada en los minutos que anunciaban el intermedio penalizaron a un Ángel Ximénez AVIA Puente Genil que comenzó comprometido y aplicado en las labores defensivas y exhibiendo múltiples resoluciones ofensivas, tanto desde el territorio del pivote, donde imperaba Tomás Moreira, como en el extremo, dominado por José Cuenca, y desde la primera línea, liderado por un David Jiménez exultante.

El primer pronunciamiento en ataque del Ciudad Encantada, versátil y prolongado, y que finalizó con un disparo estéril de Xavi Castro, chocó con el método que propugnaron los de Lidio Jiménez, más eficaz en las operaciones veloces e individuales. El Ciudad Encantada se excedía en la parsimonia que le imprimía a su juego y al cuadro local le beneficiaban las transiciones rápidas hasta el área de Maciel. Nacho Moya, Rudovic y David Jiménez conformaban la primera línea del Ángel Ximénez, trío que le filtró balones constantemente a Tomás Moreira, convirtiendo dos de ellos en goles en un breve lapso.

El equilibrio se apoderó del duelo y los contendientes se esforzaban por explotar al máximo los escasos errores que cometía el adversario. El Ciudad Encantada, caracterizado por una regularidad inquebrantable, insistió hasta hallar vías libres en su oponente, que alternaba momentos de solidez en la retaguardia con instantes de fragilidad.

Con demasiada frecuencia, el pivote Dondán, autor de cuatro dianas, se giraba sin oposición en las proximidades de la portería del Ángel Ximénez, en el contexto de un partido que transcurrió más por el conducto principal que por los extremos. La exclusión de Curro Muñoz y el ingreso en la pista de Fran Bujalance espoleó al Ángel Ximénez que avanzó hasta lograr una ventaja de tres goles en la mitad del capítulo inicial.

La pérdida de concentración en situaciones cruciales privó al Ángel Ximénez de aumentar la diferencia. En cambio, funcionaba espléndidamente la conexión entre Rudovic y Leo Almeida y Nacho Moya, que se arrogaba la responsabilidad cuando el guion era menos propicio, mantenía un alto acierto en sus lanzamientos. El Ciudad Encantada nunca permitió que su rival consolidara una distancia superior a los cuatro goles y, favorecido por la modificación en la portería que ordenó Lidio Jiménez –Kilian Ramírez reemplazó a Maciel, consiguió homogeneizar el envite, prohibiendo el gol a los de Soler durante cinco minutos, antes del paso por vestuarios

En el ocaso de la primera parte, debutó el brasileño Costa, fichaje invernal del Ángel Ximénez, y transformó en gol el primer balón que poseyó. Quino Soler imitó a su homólogo y relegó al banquillo a un falible Jorge Oliva e incorporó a Álvaro de Hita, muy atinado en el arranque del segundo acto.

El Ciudad Encantada multiplicó su tensión defensiva en el segundo período y la exigua progresión del Ángel Ximénez, que sobrepasaba a la escuadra conquense por dos goles, se evaporó fugazmente. Los nueve goles de Dutra, el máximo artillero y el jugador más inspirado de la tarde, y los siete de Ponciano revertieron la clamorosamente silenciosa atmósfera del Miguel Salas y el Ángel Ximénez se sumió en un ecosistema de desconfianza, confusión y paralización.

Los latigazos de David Jiménez se desviaban, las pelotas extrañaban las manos de Tomás Moreira y los desajustes ofensivos y defensivos, incluidos algunas infracciones inadmisibles como algunos pasos pueriles, lastraron al Ángel Ximénez. Dos goles desde los flancos, de Coste y Curro, aportaron oxígeno al conjunto de Soler. Antes del apagón, que detuvo el choque más de diez minutos cuando faltaban treinta segundosy que terminó por contribuir al punto que rescató el Ángel Ximénez, el Ciudad Encantada progresó hasta alcanzar un margen de cinco tantos.

Dos goles de Cuenca y otro de Chispi concedieron verosimilitud a una igualada que culminó, ante la desesperación de Lidio Jiménez, el capitán Cuenca, al superar a Kilian Ramírez en la acción final del choque, disputada con inferioridad del Cuenca por la roja descalificante a Ponciano.

FICHA TÉCNICA:

29.-ÁNGEL XIMÉNEZ AVIA PUENTE GENIL (17+12): Jorge Oliva, Rudovic (1), Leo Almeida (2,1p), Nacho Moya (3), Cuenca (6), Curro Muñoz (3), Chispi –siete inicial-, David Jiménez (3), Tomás Moreira (2), Fran Bujalance (1), Mario Porras (1), Álvaro de Hita (ps), Juanlu Moyano (3,2p), Revin y Matheus Costa (2).

29.-BALONMANO LIBERBANK CIUDAD ENCANTADA (17+12): Maciel, Dutra (9,4p), Nolasco, Xavi Castro (5), Vainstein (1), Perovic (2), Doldán (4) –siete inicial-, Ponciano (7), Mendoza, Hugo López, Kilian Ramírez (ps), Rafa López (1),

PARCIALES: 3-2; 6-5; 9-7; 14-11; 14-13; 17-17; 20-18; 20-23; 22-24; 23-26; 24-29; 29-29

ÁRBITROS: Murillo Castro y Fernández Molina, del colegio andaluz. Excluyeron a los locales Curro Muñoz y Leo Almeida y a los visitantes Ponciano -3- (roja descalificante) y a Dondán.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga Asobal, disputado en el Pabellón Alcalde Miguel Salas en presencia de unos 600 espectadores.