Entrega de las partituras de la nueva marcha
Entrega de las partituras de la nueva marcha - ABC
ACTUALIDAD

Una ofrenda en forma de marcha procesional

«La Expiración», de Pablo Martínez Recio, servirá para conmemorar el centenario de la cofradía de San Pablo

CÓRDOBAActualizado:

La hermandad de la Expiración celebra en 2018 su centenario refundacional y el 25 aniversario de la coronación canónica de la Virgen del Rosario. Por este motivo, Pablo Martínez Recio, músico y hermano de la corporación, ha querido realizar una ofrenda a sus titulares en forma de marcha procesional. Se trata de «La Expiración», una nueva marcha que servirá para conmemorar estas dos efemérides de la cofradía de San Pablo.

El acto de entrega de las partituras tuvo lugar este jueves, a la conclusión del tercer día de quinario en honor al Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima del Silencio. Así las cosas, según detalla el propio Martínez Recio, la obra narra «momentos de la Pasión de Cristo en relación con los sagrados titulares, por lo que se puede definir como un poema descriptivo, donde cada uno de los motivos que aparecen experimentan un desarrollo y un desenlace».

La composición comienza con un «pianissimo», con tres acordes «golpeados» que tratan de imitar el sonido del martillo «al golpear con los clavos en el momento de la Crucifixión. Asimismo, según indica el propio autor, este comienzo recuerda a la emblemática marcha de la cofradía, «Expirando en tu Rosario», obra de Antonio Pantión, de la que en 2018 se cumple el 50 aniversario de su composición.

Varios temas

«La Expiración» cuenta con varios temas donde se reflejan los tres titulares de la cofradía: El Cristo de la Expiración, la Virgen del Silencio y la Virgen del Rosario. El primero de estos temas recibe el nombre de las Siete Palabras, dedicado al Crucificado y a la Virgen del Silencio, en el que se hace un recorrido a lo largo de las siete palabras que Jesucristo pronunció en la Cruz antes de expirar.

Una vez concluye esta parte, comienza el motivo dedicado a la Virgen del Rosario, con un trío en una tonalidad mayor. El trío desemboca en la Coda final en «fortissimo», donde aparecen todos los motivos de la marcha entrelazados. Estos se van apagando hasta quedar «los tres motivos principales, los de los tres titulares». Finalmente, la marcha termina tal y como empieza, con tres acordes en do mayor, reflejando que Dios es el alfa y el omega, el comienzo y el fin».