Luis Oliver se fotografía con una aficionada al acabar la rueda de prensa
Luis Oliver se fotografía con una aficionada al acabar la rueda de prensa - VALERIO MERINO
VENTA DEL CLUB

Las mejores frases de Luis Oliver durante la rueda de prensa junto a Jesús León

El empresario navarro dejó comentarios para el recuerdo sobre la venta y la familia González

CÓRDOBAActualizado:

La rueda de prensa ofrecida por Jesús León y Luis Oliver dejó mucho de lo que hablar. Uno de los momentos álgidos de la comparecencia tuvo lugar cuando el empresario navarro tomó la palabra para, en principio, hablar sobre la parcela deportiva. Sin embargo, la primera frase de Oliver ya mostró el indudable desencuentro con la familia González: «Prefiero pasar a las preguntas porque si hablo no se hace la compra».

Esas palabras del socio de León levantaron algún que otro murmullo entre los presentes, aunque no fueron las únicas relevantes y llamativas que realizó durante su participación. De hecho, fue tajante al afirmar que «cada día que pasa lloro, no puedo hacer nada y lloro en silencio porque el barco del Córdoba se hunde». Oliver reconoció además que las opciones en el mercado de fichajes van desapareciendo y «el 30 de enero tienes lo que nadie quiere».

Oliver, visiblemente molesto con los González, focalizó el resto de su tiempo en resaltar varios aspectos negativos y sorprendentes de lo acontecido en las últimas fechas. «Yo negocié con Lopera. Es un señor normal y sencillito comparado con González», subrayó. Dicha equiparación no fue la única alusión a la familia propietaria de las acciones blanquiverdes, ya que también tuvo para el «niño» (como se refirió a Alejandro). «Cuando uno es chulo, se levanta y deja el millón (el del primer pago). Pues no, se levantó y se lo llevó con dos cojones», apuntó. Asimismo preguntó a los asistentes si alguien conocía el motivo por el que Alejandro se había ido sin más.

Para finalizar, Oliver reseñó que los actuales dueños del Córdoba CF «no pueden firmar ningún contrato» con otros interesados y que «todo el mundo advertía que no iba a firmar». A Carlos González le queda de plazo «hasta la Junta General del 22 de enero, porque a partir del 23 se abre un nuevo horizonte civil, penal y militar».