Kieszek observa como Malbasic y Casadesús celebran un gol
Kieszek observa como Malbasic y Casadesús celebran un gol - LOF
RESACA

Córdoba CF: el efecto contagio del rendimiento de los jugadores que estaban a los fichajes de invierno

En solo dos partidos, los refuerzos de enero dan los mismos síntomas que los que había

CÓRDOBAActualizado:

El castillo de una milagrosa permanencia del Córdoba CF se va derrumbando a medida que pasan las jornadas. Ni las bajas del mercado de invierno ni la llegada de los diez fichajes blanquiverdes han cambiado, de momento, la rutina perdedora de un equipo al que comienza a hacerle mucho daño el efecto contagio de los que estaban a los que han llegado.

Una de las preguntas que se hace el cordobesismo es por qué no ha mejorado el equipo con la llegada de los fichajes. ¿Qué les pasa? ¿Por qué no han rendido? Quizás la primera respuesta está en que la mayoría ni siquiera han jugado. Sin estar en el campo, poco se puede aportar. Solo tres jugadores, Aythami, Valentín y Narváez, han sido titulares desde que llegaron los refuerzos.

Con solo tres futbolistas nuevos, es imposible que un equipo mejore de la nada al todo. De los diez fichajes del Córdoba CF en enero, cuatro ni siquiera han debutado: Bambock, Bruno Montelongo, Quintanilla y Alberto Quiles.

De momento, los que siguen han hecho un efecto contagioso a los que han llegado. El peso de derrumbe anímico, del desastre defensivo y de la falta de alternativas para buscar soluciones han calado de los que estaban a los que han llegado.

El principal problema, con todo, sigue siendo que un centro del campo formado por Javi Lara, Aguza, Jovanovic y Narváez, todos de perfil ofensivo, es imposible que ayude en las labores defensivas como necesitan Edu Ramos o Vallejo y toda una defensa que se siente tan maltratada tanto dentro del campo como fuera de él. No es la única responsable, y eso ha quedado demostrado hasta con dos centrales nuevos, del desaguisado.

Los antiguos, los nuevos, los que no están y los que siguen en el vestuario continúan sufriendo los mismos problemas. Y lo han hecho con tres entrenadores distintos. El modelo está agotado.