MEDIO AMBIENTE

La «gallina de los huevos de oro» se muere de sed

Los regantes del Poniente advierten de que el estado «crítico» del acuífero del que se abastecen pone en peligro el futuro de la agricultura

Acuíferos del poniente
Acuíferos del poniente - FOTO: JUNTA DE ANDALUCÍA

Las comunidades de regantes del Acuífero del Poniente han dado la voz de alarma. O se deja recuperar este aporte hídrico reduciendo considerablemente las extracciones o tanto los invernaderos como los hogares tienen muy comprometido el abastecimiento a corto plazo. Según los representantes del sector la situación es «crítica». El alcalde de Vícar, el socialista Antonio Bonilla, uno de los municipios más afectados va un poco más lejos al asegurar que el estado del acuífero «en algunos casos es terminal» y «si no se actúa será irreversible».

Desde la junta central de usuarios han analizado la situación y han puesto sobre la mesa la receta para evitar males mayores. «Es imposible que el acuífero se recupere si todos los que lo usamos no hacemos el esfuerzo que tenemos que hacer», dice su presidente, Manuel García Quero. «Los acuíferos inferiores están 47 metros, y en algunos casos 50 metros, por debajo del nivel del mar, por lo tanto, en el horizonte de 2021 tenemos que dejar de extraer un total de 52 hectómetros cúbicos para empezar a recuperar el acuífero».

En esta compleja tarea han de participar «todos los que usamos el acuífero ya sean regantes o usuarios de boca», a tenor de que «no es un problema solo para nuestras hortalizas, sino que es un problema de supervivencia». La ciudad de Almería «tendrá que dejar extraer en una primera fase el 50% de lo que ahora consume del acuífero para en una segunda fase llegar al 70% y el resto de los municipios Roquetas de Mar, El Ejido, Vícar y La Mojonera, lo mismo», precisa García Quero.

Pero el mensaje no va dirigido exclusivamente a regantes y consumidores finales, sino que también salpica a las diferentes administraciones. Éstas han de «saber y conocer que nosotros estamos dispuestos a recuperar el acuífero y que esperamos de ellas la mayor agilidad posible en términos administrativos y económicos que se necesitan para entre todos solucionar el problema». De momento el consumo actual está garantizado y no se producirán restricciones inminentes, pero si no se ataja el problema con celeridad el futuro económico de la Comarca del Poniente corre un gran riesgo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios