La abuela en la puerta del colegio Las Salesianas ayer
La abuela en la puerta del colegio Las Salesianas ayer - Abc

SevillaDurmiendo en la puerta del colegio por una plaza vacante

Una embarazada, su marido y sus abuelos, en la puerta de las Salesianas de San Vicente para matricular al niño hoy. «Soy la primera», decía en una pancarta

SevillaActualizado:

Una familia del centro de Sevilla ha pasado la noche en la puerta del colegio las Salesianas de San Vicente a la espera de poder matricular a su hijos el próximo miércoles, cuando se abre el plazo previsto para ello. Ha ocurrido en el colegio María Auxiliadora, más conocido como las Salesianas de San Vicente, un centro concertado religioso en el que se estudia Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y ciclos formativos.

Allí hay una familia, compuesta por un matrimonio, ella embarazada de seis meses y medio, su marido y sus padres (los abuelos del niño) que se han apostadoa en las puertas del centro y estarán ahí hasta que se abra la secretaría del centro para matricular a su pequeño de tres años.

Se quedó sin plaza

El niño se quedó sin plaza en el colegio Las Esclavas, uno de los más solicitados del barrio. El centro que le ofrecieron en segunda opción no le convencía. Por ello, esta familia que reside en la calle Amor de Dios, ha decidido quedarse en la puerta para conseguir la vacante que ha sobrado en las Salesianas de San Vicente.

El colegio en cuestión ofrecía para el próximo curso 50 plazas en primero de Infantil y no había tenido problemas durante el proceso de escolarización ya que había recibido el mismo número de solicitudes que de plazas.

Sin embargo, según ha podido saber ABC, una de las familias que fue admitida decidió no matricular a su hijo y marcharse a otro centro privado más cercano a su domicilio. Eso supuso que ayer, cuando concluyó el plazo de matriculación, quedó una vacante en una zona como el centro donde las familias tienen problemas de falta de plazas.

De hecho, numerosos padres del centro llevan semanas haciendo movilizaciones y pidiendo a la Consejería de Educación que no los reubique en un colegio fuera de la zona donde residen. El problema del distrito es que faltan plazas, por lo que los padres llevan años esperando que se construya un nuevo colegio en Los Jardines del Valle, un centro que está ya licitado pero para el que no hay fecha de apertura.

Al primero que llegue

Con todo, el colegio colgó en el tablón las listas de matriculados, donde quedaba constancia de que había quedado una vacante. Se trata de una plaza que, según las instrucciones que les ha dado la delegación de Educación, deberá ser adjudicada al primero que llegue a partir del día 12 de junio a la secretaría del colegio.

Varias familias se enteraron hace semanas de que al final de proceso habría una plaza vacante y decidieron ir a preguntar. Algunas iban todos los días. El abuelo de esta familia era uno de ellos.

El martes por la mañana, cuando el aula matinal abrió sus puertas a las 7:30 ya estaba una mujer esperando en la puerta. Cuando le preguntaron qué hacía allí, dijo que llevaba desde las 4:00 de la mañana porque sabía que había una plaza libre y había decidido llegar la primera. Para que «su niño» no se quedase sin colegio. «Si no lo hago por el colegio de mi hijo, no lo voy a hacer por otra cosa», explicó.

Hicieron turnos. Unos ratos iba el abuelo, otros la abuela. Luego la madre embarazada y de madrugada tenía previsto quedarse el padre. «A ver si te vas a poner de parto», le decían. La abuela portaba un cartel en el que se leía «soy la primera». Según fuentes del centro, ella no era la única aspirante. Esperaban que se formase cola. Todo por una plaza escolar en el colegio elegido.